Nadia Vázquez

Música de mi tierra

Música de mi tierra

Nadia Vázquez. Hace casi un año que no escuchaba la marimba, la última vez fue cuando murió mi abuela, a las mujeres en mi familia les encanta, supongo que porque a todas les gusta bailar. A mí me fascinaba hasta que descubrí que hay canciones con letra, y que la letra me molesta, me impide adentrarme en el golpeteo, aún así, me gusta ir siguiendo el compás, tratando de descifrar entre golpes huecos y sonoros el alma de mi tierra; ese lugar en el que no nací, pero al que voy de vacaciones o en momentos tristes, donde el calor sofoca y el cariño asfixia, donde la gente llora por los vivos y ríe cuando ya están muertos, porque así se demuestra el amor, en vida, y se da gracias en muerte.
Claro que es música de fiesta, pero de alguna forma y sin proponérmelo en los últimos años sólo he asistido a funerales. En este instante oigo Las chiapanecas, era la canción favorita de mi abuela; yo prefiero El bolonchón, me suena a chocolate con agua, a tortilla quebrada, tostadita con café y el llanto por el ser querido enfermo.

El accidente

El accidente

Nadia Vázquez     De día, desde la ventana sólo podía ver un muro gris grafiteado con unos símbolos extraños que no le significaban nada, por la noche los rayos de luna entraban tímidamente, entre suspiros y desvelos maquinaba un plan de escape, a veces amanecía optimista e imaginaba que mágicamente desaparecían los barrotes, una voz lo llamaba con dulzura… Leer más

Herencia de familia

Herencia de familia

Por Nadia Vázquez       Supe que mi abuela era chamán cuando tenía nueve años, recuerdo que en la escuela mi maestra nos explicó cosas sobre los tés, la medicina alternativa y esas supercherías de leer las cartas y hacer limpias con manojos de hierbas. Cuando regresé a mi casa, mi abuela estaba en la cocina como todos los… Leer más