Nesaualkoyotl iselti kamanali / Monólogo de Nezahualcóyotl

Por Juan Hernández Ramírez
(Poesía náhuatl)

 

 

I

Ni Nesaualkoyotsin
tlatoani Nesaualkoyotsin,
kuikapijketl,
niualaj iuan ika noyolo nisaniloua,
kemaj kauitl ayi eli tlalpotektli.
Melauak ipan kuatochij 1- xiuitl nitlakatki
Teskoko, notatauaj inaltepej,
ueuentsij Ixtlixochitl iuan Matlalsiuatsin
niyolpaktok iniuaya niitstoya nokonejkayo.
Mijki notata kemaj nijpiayaya 16 xiuitl,
Askapotsalko noixteno kimijtijkej,
Tochiuitsin Koyolchiujki,
nechpaleuij manicholo.
Kemaj notata mijki,
nochi kuesoli nech pantij,
mayantli, majmauili iuan tlajtlalochtili
ipan itempa altepetl iuan kuatlitaj.
Nimoskaltij iuan niuapauak nimochijki
ika kuatinij in ekauil iuan intlakilol,
iuan intlauil sitlalimej,
san ika tlajlamikilistli, axmajmauilistli
iuan ika intlapaleuil toikniuaj
uexotsinkamej, tlaxkalaeuaj iuan astekamej,
nijtojtonki noaltepej Teskoko.
Ika ni nechikolistli nijtlanki Koatlinchan
ipan 3 – kuatochij xiuitl,
se xiuitl teipaj,
ni motlalki kuaxochitl tlen kikajtejki notata.
Notokaj kejni moikuiloj.

II
Kemaj ni elki tlatoani Teskoko
nikitak kenijkatsaj nijchiuas tlanauatili
ika iniuikal nikinuikas
sesej tlakamej
tlen notlaltlanauatil.
Tlen tiotlaneltokilis, axnikinkajki
tlakamej makinmiktikaj
tlen axnikinkuamachili totiotsitsij,
iuan namaj nijmakatok noyolnemilis
“Tloke nauake”.

III
Nikinchijki uejueyij tekpankalmej
ika tlekopatl kampa yoli tlatsotsonali iuan kuikatl,
nikin sentilij sitlalimej tlamatinij
nojia nikinsentili kuikapijkej iuan teopixkej
tlen ipan tekitiskiaj tlamatilis, tlajlamikilistli iuan yejtlamantli.
Uejueyij ochpantla nikin chijki,
atl nijualikak nikanij Mexko,
nijchijki kuatetontepamitl
inik axkanaj momanelos tsopelik iuan istayoj atl.
Ipan xiuitlamatilis xochimili
tlamamej xiuikuatinij nitlanauatij makitokakaj
iuan tlen axkemaj moitstok xochitl,
ni tlali kiyejyejchijkej.
Tlen uajka tlalmej nijualikak
kuatitlan tlapialmej,
tlen seyok yejyektili misimej,
ijuiyoketsaltotomej
iuan tlen istaktiokuitlatl in kuikak.

IV
Kejni
“tonatij ialtepej”,
nijkualchijtiualtok
nojia ni kuikapijki
kejni ika nikinixmati inxayak
iuan inyolo tlakamej.
Ni kauitlkuika
iuan tlen tlamantli eltok iuan tlami,
kej ketsalxochimej
iuan mikistli tlen axueli mojkuenis.
Nijkuamachili uelis titlajtosej
ika neltlajtoli
tlen kichiua makueponi ketsalxochimej
tlen kichiuas maeltokaj
ipan tlakatl iyolo.
Nimotlajtlaniltok tlen onkaj achineka
kampa tlalpan miktlampa.
Nimotlajtlaniltok kenke tlakatl
iixteno tlen teyolmaka,
ne tlen iselti mochiua
iuan nijmatki tlamantli
tlen teoyotl iuan tlakayotl.

V
Ipan xochipetlatl itlapajlo
notlajtol iuan nokuikatl,
nimomachtijtok tlen “topaniko eltok,
tiotlalpan
iuan mitlampa”.

Se kuikatl nijkaki
se xochitl nijtlachilia.
¡Nij nekiskia maamo pilini!

I

Soy Nezahualcóyotl,
príncipe Nezahualcóyotl,
el forjador de cantos,
vengo y hablo con el corazón
antes de que el tiempo se empolve.
Ciertamente he nacido en el año 1 – conejo
en Tezcoco, la ciudad de mis padres,
Ixtlixochitl el viejo y Matlalcihuatzin
con quienes mi niñez viví feliz.
A mis 16 años murió mi padre,
frente a mí lo sacrificaron los de Azcapotzalco.
Tochiuitzin Coyolchiuhqui “el forjador
de cascabeles”, me ayudó a escapar.
A la muerte de mi padre,
sufrí todas las desgracias,
hambres, persecuciones y peligros
entre los montes y orillas de los pueblos.
Crecí y me hice fuerte
a la sombra y frutos de los árboles
y a la luz de las estrellas,
pero con sagacidad, audacia
y el apoyo de los hermanos
huexotzincas, tlaxcaltecas y aztecas,
liberé Tetzcoco, mi pueblo.
Con esta alianza conquisté Coatlinchan
en el año 3-conejo
y un año después,
me ceñí la corona que dejó mi padre.
De esta manera se escribió mi nombre.

II
Como rey de Tetzcoco,
busqué la forma de hacer leyes
para tratar con justicia
a cada uno de los hombres
de mi reino.
Traté de evitar que en las creencias
se sacrificaran hombres
a los dioses que no entendía,
hoy, he dedicado mis meditaciones
“al dueño del cerca y el junto”.

III
Edifiqué palacios
con salas de música y poesía,
reuní a sabios conocedores de los astros,
a poetas y a sacerdotes
para cultivar la ciencia, la cultura y las artes,
Construí largas calzadas,
introduje agua a México,
hice albarradas
para aislar las aguas dulces de las salobres.
En los jardines botánicos
mandé sembrar árboles diversos
y flores jamás vistas
que embellecieron esta tierra.
Traje de tierras lejanas
animales salvajes,
felinos de belleza extraña,
aves de plumas preciosas
y otras de garganta argentina.

IV
De esta manera
fui construyendo “el pueblo del sol”,
pero también soy forjador de cantos
por el cual conozco el rostro
y corazón del hombre.
Canto al tiempo
y a la fugacidad de aquello que existe,
como las preciosas flores
y la muerte inevitable.
He aprendido que podemos hablar
con palabras verdaderas
haciendo que broten las flores preciosas
para que permanezcan
en el corazón del hombre.
Me he preguntado sobre el más allá,
esa región de los desencarnados.
Me he preguntado por el hombre
frente al dador de la vida,
aquel que se inventa así mismo
y entendí de las cosas
divinas y humanas.

V
He pintado sobre la estera de flores
mi canto y mi palabra,
he aprendido lo que está sobre nosotros,
la región de los dioses
y la de los muertos.

Escucho un canto,
contemplo una flor.
¡Ojalá no se marchiten!

Richard2
Fotografía de Richard Keis

 

Haganos saber su opinión

Deje un comentario

Por favor realiza la siguiente operación: *