Sonetos para plantas nativas y endémicas de México (parte 3)

José Carlos Monroy

 

 

 

Amarantáceas

Son tres hermanos que nunca se agostan:
El amaranto, epazote y huazontle
que envuelven de púrpura campo y monte
desde el sinople tallo del que brotan.
Uno es el alegre y dulce consuelo;
el otro, fragante cura y aliño,
sabroso y noble alimento el tercero.
Juntos los tres son lozano cariño.
Bella y cárdena oriflama trémula,
llamarada de lavanda rampante.
Sudores de esmeralda y amatista
que el viento roza y pellizca.
Voluntades ramificadas de arte,
cabellera entrelazada en sílvula.

 

Nopal

¡Corazón de Copil que nunca muere!
Que, entre los peñascos, resucitado,
Cubierto de espinas en un halo
desafiante al cielo crece y se yergue.
Con hermosos florones coronado
cuyos ribetes de ámbar y granate
de esplendor hacen gala con donaire
cual almenas de fortín soberano.
Plectros de esmeraldas entrelazados
simulando huellas del caminante
en su peregrinar al azur cielo
marmolado de albas nubes en vuelo
buscando al sol, su objetivo distante,
Como lo hiciese en tiempos pasados.

Nopal
tejocote-20 Tejocote

Monolito acedo de blanca cuna.
Aromática poma azafranada.
Níveo sahumerio que no inoportuna.
Zarambeque invernal en desbandada.
Amorosas pecas jocosas, tiernas.
Nódulo de ojo de tigre vegetal.
Arropada por sinople plumaje.
Derramada por mano noble y triunfal.
Inmaculada pulpa de jalea.
Nicho pendiente de bellas almendras.
Diáspora causada por mano fuerte.
Inmersión de verde a azafrán; marea.
Ardiente tizón entre hojas ya secas.
Sueño maduro veraniego en cierne.

Chayote

Envolvente escalera, como abrazo,
que se ramifica en la disolución
de soluto y solvente en gradual amor
dando lugar a un distinto regazo
donde el desprendimiento no es escaso.
Como luceros de alba bien armados
o desnudos los frutos grandes, claros,
penden de base y guía por un brazo.
Borla aperada de arabesco trazo;
reptante cómplice de su columna
que le recompensa el olvido craso
de sus confidencias de alba al ocaso,
que escucha mientras su prole columpia
al ritmo del viento cambiante el paso.

chayote-20
cempasuchil-20 Cempasúchil

Flor vigésima del solar emblema
con vivaces colores engendrada
y pétalos en bella balaustrada
que en un cáliz carga el epifonema.
Azafranada compañera de almas
prístinas, claras, en su anual periplo
por el ritual memento y por su ciclo
para compartir con los vivos viandas.
Caminos hacia la mesa servida;
tapetes de bellezas efímeras,
ornatos de ambarinos resplandores.
Florituras de tus pétalos nobles;
encendidas banderas flamígeras
que festejan a la muerte y la vida.

 

 

 

"Xochitsintle". Fotografía de Martín Tonalmeyotl
“Xochitsintle”. Fotografía de Martín Tonalmeyotl

 

Para citar este texto:

Monroy, José Carlos. “Sonetos para plantas nativas y endémicas de México (parte 3)” en Revista Sinfín, no. 20, noviembre-diciembre, México, 2016, 33-35pp. ISSN: 2395-9428: http://www.revistasinfin.com/revista/

 

 

 

 

Haganos saber su opinión

Deje un comentario

Por favor realiza la siguiente operación: *