Ana María Manceda

Reflexiones sobre nuestro protagonismo como especie en el planeta Tierra

Ana María Manceda. No soy New Age, sólo busco reflexionar sobre nuestra conducta y el destino que como especie tenemos en nuestro planeta. La Tierra es una pequeña roca sin luz propia que gira

Leer más...

¡Cómo las flores señora!

Ana María Manceda. ¡Alégrame la vida! Entonces, a propósito le preguntaba cómo andaba y él tan suelto como era, tan pobre, tan feliz, dejaba volar las palabras de su sonriente boca ¡Cómo las flores señora! Sonaba a música, suena a música, sonará a música. Tenía una ligera nube en los ojos que producía un silencio en su mirada, un segundo, un tac y por ahí volvía a chispear, como cuando explicaba que su nombre quería decir “tigre amable” en mapuche. Lo mágico ocurría ante mi pregunta ¿Cómo andás Ainao? y el mundo vibraba, se llenaba de colores y notas musicales.

Leer más...

Los vientos de la dimensión azul

  R.c. Gorman Las hábiles manos manipulaban los tiestos dispersos sobre la arena, luego la arqueóloga se sentó en cuclillas y con su carpeta de croquis sobre las piernas comenzó a dibujar con trazos seguros el material encontrado. Su cuerpo en tensión disfrutaba concretando en el papel lo hallado en el sitio. Isabel se enjugó...

Leer más...

Los caballos

Los caballos trotan… Van dejando su huella, abriendo camino pasaron sigilosos, asombrados cuando el hombre dibujó sus primeros signos. Siguieron trotando, año tras año, siglo tras siglo trota que trota… En su derrotero descubrieron puentes, castillos, catedrales, ciudades. Los caballos siguieron trotando y vivieron guerras y vivieron guerras. Cruzaron la Antigüedad, la modernidad y la...

Leer más...

Ruta cortada

El hombre ni me miraba, daba explicaciones a la nada, indiferente. ─Hasta acá llegamos, no podemos seguir viaje hacia Buenos Aires, hay corte de ruta. ¿Qué hago? No quería regresar, fueron seis horas de viaje, no retrocedería. La Terminal era un ir y venir de gente, autómatas en sus mundos, comían, tomaban café,  algunos atendían...

Leer más...

La casa de los sueños

Aquí están todos mis sueños, en esta casa tan especial, rara, en un barrio que nunca quise habitar, en un paisaje al que no me une nada. O sí, quizás recuerdos atávicos y por algún misterioso “no sé por qué” siempre defendí. Entonces me arraigué plantado árboles, teniendo un hijo, escribiendo libros y amando perros...

Leer más...

El tesoro del abuelo

Estoy buscando el tesoro del abuelo. Él me lo dejó para cuando yo fuera padre. Ahora tengo un hijo maravilloso y deseo encontrar esas riquezas para él. He caminado mucho, siempre con el mapa en la mano y algunas indicaciones en mi memoria, ansioso, emocionado de encontrarme con el regalo del anciano. Casi agotado llegué...

Leer más...

El sonido del universo

Me recosté en la camilla, el obstetra actuó. Un silencio parecido al instante previo de la caída de la nieve en los bosques cordilleranos aleteó en el espacio. Luego escucho la presencia de un tambor, de mi vientre sale el sonido. ¡Cuarenta años! Mi primer hijo. Los latidos de su corazón navegan entre las lágrimas...

Leer más...

Un preciso regreso

Es la última etapa, debo realizar un regreso, para reencontrarme. Recorro la juventud, la infancia, los triunfos, las derrotas, Nada fue en vano, toda la energía queda. Si no me domino me voy más allá y no quiero ver el Bing-Bang. Para citar este texto: Manceda, Ana María. «Un preciso regreso» en Revista Sinfín, no....

Leer más...

Perfume a nardos

Seguí a mi marido, muchas situaciones confusas me llevaron a extremar los celos. Ahí, en el medio de la ruta estaba su coche. Bajé, sólo se veía el rodar de los coirones empujados por el viento sobre los pastos secos y muy a lo lejos una casa de campo. Paisaje inhóspito, vacío. Entré al auto....

Leer más...

Los Reyes Magos no eran los padres…

El olor al Río de La Plata invadía las sospechas, en el calor abrumador del amanecer escuché los ruidos «los camellos deben estar tomando el agua» me mentí. La sombra de mi padre atropelló el árbol de navidad. Todo lo vi. Al abrir el regalo mis ojos preadolescentes se humedecieron de agradecimiento, un maravilloso traje...

Leer más...

Soy transparente

Soy transparente no porque sea bella etérea, luminiscente, soy transparente porque soy mamá de un hijo adolescente. El vaga por la casa repartiendo de forma dadivosa calzones, medias, zapatillas. Soberbia juventud sonámbula no me ve, no me oye pasa a mi lado de figura de fantasma dejándome la estela del perfume a esperanza y se...

Leer más...

La abuela Rosario

Crecí junto a ella, la abuela Rosario. La vida nos trajo hacia tierras húmedas rociadas, mojadas por gotas de plata. Quedaron tan lejos los cañaverales las zambas, los ritos, pequeños lagartos. Quedaron las tumbas, fantasmales gritos de guerras patrióticas, de indígenas sabios. Quedaban…quedaban…todas las raíces el trópico, la selva, los cerros perfumes lejanos. ¿Qué trajo...

Leer más...

La gota

  Una gota cae de una hoja distraída lo que importa es mi mirada que sigue su caída inexorable. La luz, milagro de veloz materia en el universo vacío, la enciende y se prende en ese finito prisma mi vida. Con ella van cayendo mis glorias y miserias. Creo entrever microscópicas lágrimas. ¡ Cuánta pasión...

Leer más...

Los jazmines también perfuman la oscuridad

Mención de Honor en concurso “1° CONVERGENCIA NACIONAL DE CUENTOS JUNINPAIS 2002)”. Editado en antología Editorial “EDICIONES DE LAS TRES LAGUNAS”, Junín.Pvcia. Buenos Aires. El calor la asfixiaba. Desde el patio le llegaba el aroma de los jazmines del país, penetrando y perfumando su piel. Se oía la estridente sinfonía que producía el croar de...

Leer más...

Las dulces hierbas del estío

Seleccionada (por Certamen internacional) para Antología “Pinturas literarias” de la Editorial Novelarte, Córdoba, Argentina 2006.   El calor era el compañero continuo de nuestros juegos. Comenzaban por la mañana temprano y luego de una siesta obligada, terminaban cuando la noche, con su frescura, nos acariciaba tendidos en el pasto, tirados boca arriba, viajando por las...

Leer más...

Hablemos de amor

Hablemos de amor… Ligeramente, apasionadamente, como quieras Hablemos, solo hablemos. Ignoremos por un rato las miserias humanas. Ignoremos por un rato la pobreza, los suicidios Sobre todo los del alma. Hablemos de amor.. De ese amor que nos permita andar descalzos por la tierra y cobijados de piedad. Hablemos de amor… Mientras escuchamos la ligera...

Leer más...

En busca de Jaime Chong

Al llegar a Arequipa quedó como plantado ¿Cuándo y cómo había decidido regresar? Sintió  un cachetazo de luz blanca, la belleza de la ciudad penetró todos sus sentidos, como un autómata comenzó a caminar mezclándose entre el gentío. El aire propagaba el olor del “chupe” con tripas de carne, seguro estaba cerca de una “Picantería”,...

Leer más...

Luciérnagas de la Cruz del Sur

Alcancé a plantar la última primavera en el macetero cuando comenzó a llover, las montañas quedaron desdibujadas por el telón acuoso y ya no podía disfrutar del verde intenso de los bosques, para mi sorpresa, se infiltraban entre las gotas, incipientes copos de nieve que pugnaban por armarse y dominar la precipitación. Estábamos a fines...

Leer más...

Nada es más bello

Nunca imaginé que en este viaje de reencuentro con mi hijo recibiría la noticia más deseada; su regreso definitivo a Madrid.    Llegué  al aeropuerto de Arlanda por la mañana, René me estaba esperando con la cara encendida de emoción ¡Qué felicidad! Es la primera vez que lo vería  tocar con la filarmónica  en el...

Leer más...