Gerardo Ugalde

Gerardo Ugalde

Gerardo Ugalde. Es de Jalisco, zapopano, 1989. Escribe desde hace seis años terror histérico, ácido y fantástico, inusual, no es tan bueno, pero tampoco pésimo. Le gusta la sonrisa o la carcajada. Forma, además, del cine club Tortura films, que es un grupo dizque artístico dedicado a escribir, dirigir, producir y actuar películas caseras bajo el nombre de Tortura Films, en Youtube o hasta Google, puede encontrarse.

Leer más...

El delirio de Julio Cortázar

Gerardo Ugalde. En una noche en la cual cometí el funesto error de fumar marihuana, tuve el arranque de nervios más aterrador que he tenido hasta entonces. Cuando me vi en el espejo, noté que físicamente era horripilante. Comencé a perder el sueño, a sentirme lento, adolorido y con tedio. Derrotado para ser más claro. No lo estaba logrando, y parece, porque esto es continuo, mientras uno espera el fin...

Leer más...

El hombre con el testículo repleto de odio

Gerardo Ugalde. Una vez en la vida de todo hombre se pierde el sueño. Recorres toda la habitación en busca de algo que hacer, pensar, comer. El reloj está clavado en la pared, frente a tu cama, sin moverse, fijo en la hora trece de un séptimo día. Encendí la computadora, encendí un cigarro; la habitación apestaba, yo seguía fumando pitillo tras pitillo, intentando masturbarme. Estaba sentado, contemplado asiáticas de coños peludos cuando de repente sentí un dolor en el estómago. Era agudo, espontáneo, justo. Mi baño no era la gran cosa, yo tampoco lo era, mi culo se adolecía por el estreñimiento. Pujaba y gemía, lágrimas escurriendo por mis mejillas. El dolor ahora se encontraba en mi espina, hígado, riñones… cada segundo sobre el escusado era un calvario. No logro comprender qué fue lo que pasó. Sentado sobre el trono algo explotó: mi escroto, el lado derecho, eso fue lo que pasó.

Leer más...

Apocalipsis de bolsillo

La historia de mi vida comienza ahora. Escapé del hogar familiar por incertidumbre. Regresé varias veces por memoria. Y hoy que habito en el olvido más cercano creo que mis pies se encuentran cansados de andar. Disculpen si mi escritura es poco profesional. No fui a la escuela de la manera que hay que ir....

Leer más...

Veneno

Todos me habían dicho que tuviera miedo. Que el mundo es cruel y malvado, que saldría mal, herido, ofendido, asqueado. Poco a poco me vi sugestionado, la paranoia que sentía al relacionarme con las personas me llevaba a una bipolaridad. Aprendí a fingir para que los demás nunca descubrieran mi verdadero yo. Observaba películas y...

Leer más...

El día del cuchillo

Se despierta un hombre en la tarde…va hacia la ventana…ante su mirada un auto gris pasa…timbran…abre la puerta…sale un cuchillo a sus entrañas, el hombre cae, rueda; el dolor es intenso, cierra los ojos. Al abrirlos la escena se ha desvanecido; estaba soñando. Despertándose…otra vez…el hombre va hacia la ventana; el mismo carro gris; el...

Leer más...

La cuestión de ser Batman

Christian Bale sale de un gran edificio neoyorkino ataviado con sobretodo azul marino, pantalón del mismo color y zapatos enlodados por alguna extraña razón. Camina aproximadamente unos cien metros, divisa en la siguiente esquina la boca del subterráneo; meditando si tomará esa ruta o es mejor un taxi. Se decide por esta última y de...

Leer más...