Gilberto Blanco Hernández

Las cuatro lunas

“No dejes de ver a Nyarlathotep si viene a Providence. Es horrible —más horrible de lo que te puedas imaginar— pero maravilloso. Te atrapa durante horas. Todavía tiemblo al recordar lo que me mostró.» —Ya es tarde. Dije a nadie, pues me encontraba solo. Hacía tiempo que me había mudado a un apartamento cerca de...

Leer más...

Adiós, Gabo*

“–La voluntad de Dios es inescrutable  –dijo el padre.” Al igual que el sacerdote de aquél primer cuento que le publicaría cierta revista en México –lo digo sin mucha convicción, en parte por la quizá no sorpresiva pero sí dolorosa noticia de su muerte–, por el calor de esta tarde en que Gabo, como se...

Leer más...

Reflexiones sobre una imagen estelar

Por Gilberto Blanco Hernández. Cada punto brillante es una galaxia, en cada galaxia hay millones de estrellas, por tanto, hay decallones de estrellas en esta foto. Muchas de estas estrellas, como nuestro sol, deben de tener planetas u otros objetos girando a su alrededor. Si hay decallones de estrellas en la foto, imagina que hay por lo menos el doble de ese número de planetas. Sabemos ya a muy grandes y quizá mal descritos rasgos lo que hay en la foto, pero no lo que vemos en ella.

Leer más...

Xocoyotl

¡Yo soy Motecuhzomatzin! en casa de verdes piedras habito Las tierras más lejanas conquisto, De costa a costa, de extremo a extremo Se extiende mi imperio supremo. En mi xiuhuitzolli de turquesas Que me ciño a diario a la cabeza Tengo el poder, la gloria y la belleza De este gran islote Tenochtitlan Ombligo de...

Leer más...

Dulce mano fría

Y allí lo veo, me llama. ¡Clama por mí! Me acerco hipnotizado al camino sin regreso, Ya siento su mano fría llevándome al deceso, ¡Oh, dulce mano fría! Si pudiera resistirme a ti… Cierro los ojos para dejarme llevar, Mi respiración se termina Mi voz  ya desafina ¡Oh dulce mano fría! Antes del final, permíteme...

Leer más...

En mi último instante de vida

En mi último instante de vida, dulce amor amargo, no dudes que te recordaré y te besaré. Tomaré tu recuerdo, lo bañaré en mi último trago de alcohol para brindar por ti con tu ausencia, para sentir el rocío de tus labios en la humedad de una copa de whisky. En mi último instante de...

Leer más...

Amor de cuarto oscuro

Hoy te soñé. Recuerdo que el sonido de algo cayendo en otra habitación me hizo despertar, y en ese intervalo en que estás despertando pero no puedes abrir los ojos porque parte de ti sigue en el mundo de Morfeo, te contemplé: primero tus ojos, cafés no sólo en el color sino en la forma....

Leer más...