Jesús Manuel Crespo Escalante

Consecuencias de un beso

Jesús Manuel Crespo Escalante. Fíjense primero en ella. En ese vestidito naranja que deslumbra. Miren luego el entorno (el entorno es metafórico). Ya viéndola, den cuenta que también él existe. Existe en sus ojos de ella con ese traje nada elegante, pero muy formal. Existen pues, en la mira de ambos como prosiguiendo una escena anterior. Dejen que pase el tiempo necesario. Hasta que ellos inventen un pretexto. Él le dirá a ella “tienes una mancha en el labio… déjame quitártelo con un beso”. Y seguirán con ese diálogo por un breve momento.

Leer más...

Día Sábado

Cómo escribir un verso secreto que no sea cuento y soneto, ni nada de eso. Un versito en verso, inédito, muy nuevo. Si todo parece que ya tiene dueño. Cómo lograr que ese verso de amor no tenga de toda influencia, que llegue a tus manos, virgen, libre, y de toda injusticia. Que llegue bien...

Leer más...

El pájaro misterioso

A pesar de la oscuridad puedo verte volar pájaro misterioso, escuchar acercándose tu canto, musicalizando la paz inédita de esta noche. Como preámbulo de algún suceso. Desciendes con tus alitas de tórtola convertida en paloma mientras los gatos maúllan y los perros ladran dándote la bienvenida. Yo en mi amargura relato tu aterrizaje que no...

Leer más...

Confesión de Jenifer

¿Por qué los muertos ya no hablan? ¿Por qué los muertos ya no gritan no regañan, ni tienen hijos? ¿Por qué los muertos viven de bajo de la tierra? ¿Por qué los muertos no se quejan de nada? ¿Por qué mi tío no quiere salir de la caja donde duerme? ¿Sabías que mi tío murió...

Leer más...

¡Salucita!

Mujer cuando te libres de mí no me busques más yo estaré aquí cerquita a unos pasos a poquitos besos de ti ya muerto muy muerto pero no te preocupes de mí que una copa de vodka me resucitará al tercer trago y muchas mujeres me cobijarán entre sus piernas y más para vivir sin...

Leer más...

Anoche brotó de tu vientre una niña

Por Jesús Manuel Crespo Escalante. Anoche brotó de tu vientre / una niña de ojos cerrados, / adormecida, pero bien despierta, / como complacida por tu llanto / como cansada por tu esfuerzo.

Leer más...

Caderitas de amor

Existen caderas dominantes de quince en a delante flexibles y dotadas de encantos, que bailan, fingen, gozan, y monitorean nuestros pasos. Si fuéramos un pájaro, un tigre, o simplemente, un avestruz, nos vendría bien; volar, rugir, o meter la cabeza debajo de la tierra. Las caderas se saben gobernantes. Hacen todo lo posible para esclavizarnos....

Leer más...