Amelia Modrak

Soy española, y escribo bajo el seudónimo literario de Amelia Modrak, en honor a mis dos queridas abuelas, ya fallecidas, Amelia Pérez y Mary Modrak.

Brotecito

    Crece, mi brotecito, crece, antes de que cambie el clima, antes de que lo hayamos alterado de una forma irreversible. Conviértete en fronde joven y luego en bosques frondosos, inunda la Tierra de verde y absorbe todo el carbón; ese carbón tóxico que respiro, esa nube caliente, hija del egoísmo, ese veneno invisible...

Leer más...

Luminaria

    Una luminaria en la prisión se pone en marcha cada noche; es como un vaso de restricciones, un código inhumano que dicta sus leyes a diestra y siniestra contra mis fuerzas, a quienes cachean besando esta pared húmeda. Ya no meditaré más el porqué de esta humildad nauseabunda; desplumo mi dignidad y la...

Leer más...

Las raíces del mal

El mal hunde sus raíces en el egoísmo, y el egoísmo, ese camello sediento, bebe de las aguas del miedo. El miedo, siempre tan vengativo, siempre tan inseguro, viene con la falta de amor. y ésta, tan despistada, tan descentrada, viene con la inmadurez. ¡Qué increíble es que el desconocimiento pueda hacer tanto daño! ¡Qué...

Leer más...