Ana María Manceda

Vivo en la Patagonia Argentina (San Martín de los Andes). Fui docente de Geografía y Biología I en C.P.E.M. Nº13 por 25 años. Coautora del “LIBRO DE LOS CIEN AÑOS” En Octubre 2008 recibo 1º Premio en Certamen Internacional “ARTES Y LETRAS 2008” en narrativa por mi obra “DERRUMBE”. Editorial Novelarte. Córdoba (Argentina). Integrante de REMES (Red mundial de escritores en español) DE POETAS DEL MUNDO y de WORLD POETS SOCIETY; LATIN HERITAFE FOUNDATION; Unión Escritores Hispanoamericanos. JURADO DEL CEM (Centro Editorial Municipal de San Martín de Los Andes). Seleccionada en varias antologías nacionales e internacionales. Participo en diversas revistas literarias por Internet, entre ellas “GUATINÍ” de Ernesto R, Del Valle y “HONTANAR” de Cervantes Publishing. En Septiembre 2011 presenté mi novela “LA NOCHE DELA FLOR DEL CACTUS” En V Feria Regional del Libro de San Martín de Los Andes 2013- Finalista certamen internacional narrativa por obra “El eclipse y los vientos”. CEN Ediciones Argentina.- 2013- NOVIEMBRE- Recibo 1º Premio certamen internacional narrativa “Huellas contemporáneas” por obra “El eclipse y los vientos”. CEN Ediciones.Argentina.- mail: amtaboada@smandes.com.ar, blog: http://doradaslunasdelapocalisis.blogspot.com

Reflexiones sobre nuestro protagonismo como especie en el planeta Tierra

Ana María Manceda. No soy New Age, sólo busco reflexionar sobre nuestra conducta y el destino que como especie tenemos en nuestro planeta. La Tierra es una pequeña roca sin luz propia que gira

¡Cómo las flores señora!

Ana María Manceda. ¡Alégrame la vida! Entonces, a propósito le preguntaba cómo andaba y él tan suelto como era, tan pobre, tan feliz, dejaba volar las palabras de su sonriente boca ¡Cómo las flores señora! Sonaba a música, suena a música, sonará a música. Tenía una ligera nube en los ojos que producía un silencio en su mirada, un segundo, un tac y por ahí volvía a chispear, como cuando explicaba que su nombre quería decir “tigre amable” en mapuche. Lo mágico ocurría ante mi pregunta ¿Cómo andás Ainao? y el mundo vibraba, se llenaba de colores y notas musicales.

Los vientos de la dimensión azul

  R.c. Gorman Las hábiles manos manipulaban los tiestos dispersos sobre la arena, luego la...

Los caballos

Los caballos trotan… Van dejando su huella, abriendo camino pasaron sigilosos, asombrados cuando el hombre...

Ruta cortada

El hombre ni me miraba, daba explicaciones a la nada, indiferente. ─Hasta acá llegamos, no...

La casa de los sueños

Aquí están todos mis sueños, en esta casa tan especial, rara, en un barrio que...

El tesoro del abuelo

Estoy buscando el tesoro del abuelo. Él me lo dejó para cuando yo fuera padre....

El sonido del universo

Me recosté en la camilla, el obstetra actuó. Un silencio parecido al instante previo de...

Un preciso regreso

Es la última etapa, debo realizar un regreso, para reencontrarme. Recorro la juventud, la infancia,...

Perfume a nardos

Seguí a mi marido, muchas situaciones confusas me llevaron a extremar los celos. Ahí, en...

Los Reyes Magos no eran los padres…

El olor al Río de La Plata invadía las sospechas, en el calor abrumador del...

Soy transparente

Soy transparente no porque sea bella etérea, luminiscente, soy transparente porque soy mamá de un...

La abuela Rosario

Crecí junto a ella, la abuela Rosario. La vida nos trajo hacia tierras húmedas rociadas,...

La gota

  Una gota cae de una hoja distraída lo que importa es mi mirada que...

Los jazmines también perfuman la oscuridad

Mención de Honor en concurso “1° CONVERGENCIA NACIONAL DE CUENTOS JUNINPAIS 2002)”. Editado en antología...

Las dulces hierbas del estío

Seleccionada (por Certamen internacional) para Antología “Pinturas literarias” de la Editorial Novelarte, Córdoba, Argentina 2006....

Hablemos de amor

Hablemos de amor… Ligeramente, apasionadamente, como quieras Hablemos, solo hablemos. Ignoremos por un rato las...

En busca de Jaime Chong

Al llegar a Arequipa quedó como plantado ¿Cuándo y cómo había decidido regresar? Sintió  un...

Luciérnagas de la Cruz del Sur

Alcancé a plantar la última primavera en el macetero cuando comenzó a llover, las montañas...

Nada es más bello

Nunca imaginé que en este viaje de reencuentro con mi hijo recibiría la noticia más...