Éste sí es el fin de un mundo sinfín

Todo era más sencillo así: el ya sabido temblor en la pierna izquierda, la sudoración...