Daniel Casado Gallegos

(Ciudad de México, 1987). Interesado principalmente en la filosofía del lenguaje y teoría de los géneros. Ha colaborado en la revista Punto en Línea de la UNAM.

Juicio Final

¿Contener?, ¿liberar? Estaba claro, la solución era matarlas. No podía dejarlas libres ni tolerarles rebeliones: el libre albedrío le provocaba nauseas. Debía ordenar el mundo, evitar una catástrofe. Iracundo, sepultado, delirante, irremediablemente dominado miró sus manos cadavéricas y temblorosas; sobre la hoja, las criaturas destripadas, bajo la pluma fuente. Para...

Antropofagia

Todas las miradas se deslizaron más allá de la proa hasta descubrir una ola gigantesca que aceleraba con rapidez ante los ojos aterrados de los tripulantes. Como en cámara lenta, la pared de agua se elevó sobre el yate y lo envolvió bajo su sombra. Todo rastro de su existencia...

Instantáneas

Pereza: Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados / Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos. Faltan cinco minutos para las cinco de la tarde. Un hombre, sentado afuera de su negocio, lee cierto periódico sensacionalista. Al otro lado de la avenida una mujer...

Transmutación

Su cabello comenzó a crecer y rozó sus hombros desnudos, después sus codos hasta llegar a sus manos: sentir las puntas de sus dedos y deslizarse sobre sus largas uñas para caer libre entre el aire y ser espinas: penetrar la Tierra; volverse raíces. Con lentitud, envolver al núcleo y...

Días

Qué extraños son los días nublados, tambaleándose entre luz y sombras. Entretenidos quién sabe en qué, despertando quién sabe cuando. ¿A qué se niega un día nublado? No lo sé. Tal vez romperse en lluvia le agobie o contemplar la mañana incesantemente, artificial y acostumbrado. Solo. Abandonado a la claridad...

Atemporal

Nació contra su voluntad. Creció angustiado. No conoció de la re-producción, Pero sólo al cerrar sus ojos (solo) se entendió muerto. II Mis pupilas se dilatan abrazando mis ojos. Así camino, tragando luz con la mirada (nocturno) dueño de la noche. Dueño de mis ojos que son vacío que ven...