Sofía

Hicks abrió la puerta de su habitación y oprimió el delgado interruptor con un débil...