Juan Antonio Correa

Poeta, nacido el 15 de marzo de 1965 en Mercedes, República Oriental del Uruguay. Su poesía ha sido difundida por toda el habla hispana y publicada en diferentes Antologías en España, México y Argentina, como así también en otros medios de difusión a través de internet.

Cinco Poemas

Juan Antonio Correa. Que la ventana exista de celebraciones para que todo sea un espeso zumo arrancado del útero ajeno a la muerte. Que duelan los senos, la cáscara y la médula.

Leer más...

Cinco Poemas Contra La Alevosía

I No abandonaré la costumbre letal del veneno ni la sílaba perversa que aprisiona lo que aturde no renunciaré al careo constante con la traición porque mis tripas son palabras en la boca del lobo escupiré los párpados abiertos de mi tácticas contra la explotación del dolor que demuele y tomaré los escombros, de los...

Leer más...

Para arrojar la alegría

Para arrojar la alegría sobre la voz que no calla para provocar la línea que hace el parto el de la ráfaga, el del fuego y los eleva para aturdir al pecho a pesar de la herida para acoger la pupila feroz y bestial que le hace guiño a todas las respuestas para endurecer el...

Leer más...

El cuerpo y el pan, dos sobrevivientes precarios.

Aquí, al final, el cuerpo y el pan, el nombre sin padre nuestro y la voluntad no comprendida a veces desolada, a veces bajo techo, aquí, al final, la noche rígida, despiadada, confusa y sin voz que no se lee y que se deja caer vacía de manos entre mitades que no hacen ruidos aquí,...

Leer más...

El inventario…

Cae el frío. Dos gotas de sal, una de amoníaco. Grieta en la historia de unas manos que la muerte protege si te nombro. El inventario, es extranjero a la tristeza. Para citar este texto: Correa, Juan Antonio. “El inventario…” en Revista Sinfín, no. 14, noviembre-diciembre, México, 2015,  p. 13. ISSN: 2395-9428.

Leer más...

La noche…

La noche es una avalancha que no pestañea, que te atropella, que te impulsa y que te arranca lo inexpugnable donde vibra la existencia, una avalancha que te vuela los sesos con una guerra que sólo tú puedes escandalizar. Arroja por la ventana lo que no has escrito, la desnudez que no usas y la...

Leer más...