Nieves Pascual Soler

Ratón Pérez

Se coló por la ventana medio abierta y descendió de un salto al salón de la vivienda, estabilizándose con la larga cola. Casi hacía más frío dentro que fuera y el pelaje se le erizó. Se irguió sobre las dos patas traseras a olisquear el aire, más por instinto que necesidad de orientarse. Era la...

Leer más...