Nunca trates con un pez

Cinco cuarenta y cinco de la madrugada. Tengo que levantarme, sacar el primer pie de...