La cueva del Diablo / Ostotl kampa chanti Noxikuani

La cueva del Diablo

En un pequeño y hermoso poblado vivía un viejito llamado Cirilo, él y su familia se dedicaban a trabajar en el campo, pero lo que producían como campesinos no les alcanzaba, por ello cuando se les acababa el maíz don Cirilo iba a comprarlo en otro pueblo.

Un día don Cirilo salió de casa en la madrugada como de costumbre, se montó en uno de los dos jumentos y emprendió un largo camino, porque el lugar donde iba a comprar maíz quedaba a muchos kilómetros de distancia. Al llegar a su destino realizó sus compras, posteriormente vio que el sol aún le faltaba mucho tiempo para perderse en el horizonte y por lo tanto le daría tiempo para regresar a casa, entonces decidió no quedarse a dormir allí como acostumbraba a hacerlo. Les cargó a los mulos los costales de maíz junto con otras compras e iniciaron a caminar.


Llegó el atardecer y aún les faltaba mucho tiempo para llegar a casa, siguieron avanzando sin perder el ritmo del paso, pero les cayó el anochecer al llegar por el Tepepetlaxco, de pronto presintió que alguien los iba siguiendo pero no le prestó atención y siguió caminado, aunque la luna llena brillaba con todo su esplendor, no se veía con claridad el camino por los altos y frondosos árboles que había a orillas del sendero, don Cirilo iba cuidando de no tropezarse con las piedras sin voltear a ver quién era el individuo que los seguía, más adelante escuchó los pasos de aquel desconocido más de cerca, pensó que se trataba de algún paisano quien se le hizo de noche también, pero no volteaba a ver hacia atrás, hasta que lo alcanzó y lo saludó aquel hombre.


—Buenas noches, amigo, ¿de dónde vienes? —preguntó el hombre.
—Fui a comprar a tal lugar y se me hizo noche —contestó don Cirilo.
—Qué bueno amigo, ¿traerás un cigarro que me puedas regalar? —dijo aquel desconocido.
—sí claro, aquí traigo — contestó Don Cirilo y sacó de su tanate la caja de cigarros junto con los cerillos.


Pero aquel hombre le pidió de favor de prenderle su cigarro, don Cirilo se detuvo para prenderle el cigarro, al prender el cerillo observó que ese hombre tenía la dentadura de un perro y sus pies parecían como la de un gallo, enseguida se dio cuenta de quien era esa persona —el Diablo—, trató de disimular el miedo que sentía y nuevamente empezó a caminar. Aquel hombre le iba platicando a don Cirilo, pero él respondía de manera cortante, conforme iban avanzando el miedo se iba apoderando de él, sentía el cabello erizado y que ya no podía hablar ni caminar.


Al llegar a una bifurcación el Diablo se despidió, le dijo que él iba a otro lugar y esperaba coincidir nuevamente en otra ocasión, pero don Cirilo a duras penas y le contestó porque ya no podía hablar, la pesadez había invadido todo su cuerpo, sus mulos ya lo habían dejado y él parecía borracho, iba cayéndose a cada rato, los mulos llegaron a casa y su esposa les bajó la carga que llevaban, pasó un buen rato y él no llegaba, su esposa estaba angustiada y preocupada, al poco tiempo llegó don Cirilo casi muerto, ya no podía hablar y estaba bien frío. Pero la señora ya sabía que se debe de hacer en esos casos y empezó a darle de tomar unos huevos de rancho, lo acostaron en su cama para que descansara y quedó profundamente dormido. Al día siguiente le contó a su familia lo sucedido en el camino. Se cuenta que en el cerro de Tepepetlaxco se encuentra la cueva del Diablo y que él a veces sale a pasear. Lo han encontrado incluso durante el día, las personas que tienen suerte lo llegan a ver.

Ostotl kampa chanti Noxikuani

Ipan sen pitentsin man kualtsin kalpan chantía sen ueuentsin itoka Cirilo, yejua manyichanekauan tekitiya ipan tepetl, uantlinkitokaya xkimaxiliaya kuajkitlamiyaya yintleyoltsin kuakon tata Cirilo konkouaya ipan sekan kalpan.

Se tonajli tata Cirilo okisyichan uelipan kentla nochipa kichiua, otlekok ipan yipoloco man okipeualtilij ojtli, kampa konkouaya tleyojli kamelaj uejkatinenemis. Kuaj oasik kampayaya onotlakouijli, eikaokitak kapoliuiya uejka kampa kalakis tonaltsintli ikuakon kaxilis nokuepas yichan, eika okixtlajlo kaxkochis ompa kentla kichiuanij. Kintlatlamamaltilij yipolokouan man okipeualtilij nejnenke.


Kuaj okalak tonaltsintli yejuamej uekakimpolouaya asiskeyinchan, kimailikej nejnentiui, kimekojli tlapoyauilistli kuajyekoke Tepepetlaxco, tata Cirilo okimat tlayaka kinkuitlapanuiya eroxokitasnek akinon kimaijli nenejmi, maske toniliamestli kamelaj kenkuautik pepetlaka xpantlanesiya ojtli kitsakuiliaya uan ueueyimej man chimaltikej kojtin uanmajni yitempan ojtli, tata Cirilo kimaluichiaya makanotechakuanis kantemej, xontlachiaya yikuitlapan akinon kinkuitlapanuiya, achitlayekapan okikak kasanisiuj nejnentiu kinemijli tlayichanekau notlapoyauijli, eroxontlachiaya yikuitlapan, kuaokasito ontlakatl okitlajpalo.


—Tlapoyauijli amigo, kanon ochiaka? —tetlatolti ontlakatl.
—Nontlakouato sekan manitlapoyauijli —okinankijli tata Cirilo.
—Yempa amigo, ¿tlatikuajkui sentlachinojli uelistinechtleyokuilis? —okito onakinonon.
—Tata Cirilo okinankijli —man nikan nikuajkui, okixti itikyitanatsin iuan tlisakatl.

“Sequía”. Fotografía de Haizel de la Cruz


Yejontlakatl kitlatlautijli makitlikuiltijli yitlachijnol, tata Cirilo onotelti mankitlikuiltijli yitlachijnol, kuakijtlikuilti tlisakatl okitak kaontlakatl kipiyayaj yitlauan kentlachijchi manyikxiuan tlachiaya kentla kaxtilyikxiuan, niman okinemijli akinojnon (noxikuani), kiyeko kinopupulolti nemotijli mansepa kipeualti nenejmi, yejontlakatl kinonoxchiaya tata Cirilo, yejua sanxkinankilisnejki, kuajyeuejka nejnenchiaya okimat kayokenti nemotijli, okimat kayokuasoneu manxokueliya tlatlatos man nenejmis.


Kuaj asikej kampa noxeloua ojtin noxikuani okinauati, okijli kayekua sekanyau oksetonajli nonamijki, tata Cirilo sakentsin okinankijli xokueliya tlatoua, yitlakayo nochiyoyetiyak, yokatejke yipolokouan manyejua tikitos tlayotlauan, kannej on´uetsi, yipolokouan asikeyinchan mankijtlatemoltilijke, yilamatsin xpaktika sanonemilitijka, sanxouekau yekok tata Cirilo sauestekok, xoktlajtoua manyoseseyak. Yilamatsin yekimastika tlinkichiuas kuajkenon opeukintolulchia chanekej totoltemej, okitekajke ipanyitlapech achiuamanoseui ompakuajli okuchia. Kuaj otlanes okimijlij yichanekauan tlinon yipan onochiu ipan´ojtli. Sekimekitoua kanej Tepepetlaxco onka Ostotl kampa chanti onkoxkuajli, yejua kemantika onpaxialoua, sekimej kuajlikita masketlanestok, sansekimej uelikiminotjuichia.

Lorena Ahuaxocoteco Pérez
Lorena Ahuaxocoteco Pérez

Mi nombre es Lorena Ahuaxocoteco Pérez, nací el 6 de noviembre de 1987 en Zitlala, Guerrero. Estudié la licenciatura en educación secundaria en el Centro de Actualización del Magisterio de Chilpancingo, actualmente soy maestrante del Centro de Investigación y Posgrado en Estudios Socioterritoriales (CIPES) extensión Acapulco, de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *