Nween äjtsp / La danza de los ojos

Nween äjtsp

Tëë n’äjty tu’uk po’ mätsk po’ ja’a yä’ätyëjk, ja’a to’oxtyëjk mëët ja’a mëtsk’ënä’äkjët jajp Tsëpäxkjekyixypy y’ookta’ koo ja’a nääx tsep ojts ijty mëët ja’a Jekyëpäjkp. Tëë n’äjty may jëmët tya’aynë y’ëtnë ja’a nääx tsep jëts ojts ja’a këtunk y’ëmyëtya’kta’ kyäjpxmukta’ jëts net ja’a nääx tsep ojts kyujka’ wya’keya’, jaa ja’a a O’kpxëë n’äjty nyëtën kyëtä’äky jyënkeeny. Xyaa jëtëkojk ojts ëëts may kyoots nmëtey koo ja’a uk wyojmuuta’ jëts ja’a ntääk’ëmëj mëët ja’a ntääk xoyn ja’a wyeen n’äjty nyëtën y’ätsta’.


Tëë n’äjty tsyu’yënë jëts yo’tsnaaxp n’äjty jajp Tsëpäjkxjekiixpy koo Këmil ojts ënaaxp jya’aty mää ja’a nteety Ëprelën tyëjkën. Ka’t ja’a nteey Ëprel n’äjty jam pën, wa’ n’äjty jajp ja’a nyëto’oxy ja’a ntääk Mink. Ojts ja’a ntääk Mink tmo’oy ja’a Këmil më’ëky, tutokx mëët pä’äknëë. Muukëp ja’a Këmil n’äjtynë koo ojts jya’aty mää ja’a ntëëty Ëprel tyëjkën, xyaa ojts waan jyak’uuky, net ojts xon tyëmyuktëkeenyë. Xyaa ojts myä’ooky mää ja’a pu’y n’äjty tu’uk kyiinya’ jëts jam n’äjty nyëtën kutywyemp myä’në’kpetyë.


Xyaa jëtëkojk koo ja’a ntëëty Ëprel ojts jyëmpity mää ja’a tyëjkën, jam ja’a Këmil n’äjty myä’äy pu’ykyëxp jëts net ojts ja’a nyëto’oxy tëpyijky pën n’äjty ja’a yä’ätyëjk jëts mää n’äjty tysoony. Nyëka’t päät ja’a ntääk Mink ja’a jä’äy xyëë ojts tnëkäjpxa’, ja’y ojts y’ënä’äny koo ja’a jä’äy n’äjty tsyoony jam Jekyëpäjkp. Tëë ja’a ntëëty Ëprel n’äjty nyëtën pä’äknë t’uknë, pë ka’t n’äjty xon tyëmyuktëkenyëm, ojtsëk tjakja’myetsy koo ojts nyaaxkëtunk’aty jajp Tsëpäjkxjekyixypy jëts koo ja’a nääx tsep ojts nyëtën t’ëtana’.


Jënetëk ojts ja’a ntëëty Ëprel tu’uk pujx tkajpjë’ëky, xyaa ojts ja’a Këmil tkëpäjkmëpoota’, jëtënëk ja’a në’ëpy ojts xyujpëtsëmy ëxtëm ja’a nëë neexy y’ëkmëxyën mää nëëkojpkën, pë ka’t ja’a wya’tsa’ tyëjkxya’, tsäjps jëka’ jëts kexkëk. Jënity ja’a Këmil ojts jam y’ooky. Xyaa jëwaanjoja’ ja’a nteety Ëprel pujxja’ap ojts tu’uk tkëyjë’ëky mëëtëk wo’om jëts ja’a o’kp ojts nëtäjy myëtu’uk’ook jam tyëjapë’amp. Tu’uk po’ëk ojts nyaaxy jëtsëk ja’a nteety Ëprel n’äjty jyënkëmänaaxypy ja’a Këmil änë’m. Netëk ojts jëtëkojk nëtajtu’ty ja’a o’kpa’, xyaa ojts myëmäts’ook nëtajy jam tunkëxp. Ja’a myëtëkë’ëk’ookpa’ ojts tnëtajy ja’a o’kp jajp tun’ëjxkë’ëpy, jëts kwan ojts t’ëknijkxynyëm jam Tëkamp kapsant.


Koo jëtën xëë ja’a ëyo’n tpääty t’ijxy ja’a Këmil jajp Tsëpäxkjekyixypy, nyëka’t ja’a nteety Ëprel ojts ey y’ëkjujkyatnë jako ja’a mëjä’äy Ëprel jëtën nyëjyowya’ ëxtëm neexy ja’a Këmil änëm y’ëkpätijtya’, xëëny ja’a koots n’äjty y’ëkëmä’äya’. Xyaa ojts ja’a nteety Ëprel y’ooknë.

La danza de los ojos

Meses antes habían muerto muchos hombres, mujeres y niños en El Duraznal por el problema del límite de tierra con el pueblo vecino de Cacalotepec. El conflicto de tierra había durado varios años, pero finalmente, ambos pueblos habían llegado a un acuerdo de paz. Después de la tregua, se acercaba la fiesta del Día de Muertos, así sucedió que en varias noches habíamos escuchado los aullidos de los perros; los ojos de mi abuela y de mi mamá bailaban incasablemente. El aullido en manada era ensordecedor y el baile de los ojos también era interminable. Mi abuela y mi mamá sentían que sus ojos saltaban y se caían al suelo. Pero estos hechos presagiaban que pronto ocurriría algo trágico en el pueblo y lo más probable era que alguien moriría.


Aquella tarde en El Duraznal fue cubierta por la densidad de la neblina cuando Camilo llegó a pedir muerto en la casa de Aurelio Pablo. Él no se encontraba y solamente estaba su esposa Dominga. Ella le ofreció tamales, caldo de pollo y tepache. De hecho, cuando Camilo llegó ya iba borracho porque ya había tomado tepache en otras casas y más lo que tomó en la casa de Aurelio, pues terminó descompuesto y perdido. Después, quedó dormido en una banca y recargado en un aguacatal.


Más tarde, cuando Aurelio regresó a su casa, pues, encontró a Camilo dormido en la banca y le preguntó a su esposa Dominga que quién era aquel hombre y de dónde venía. Dominga ni siquiera pronunció la palabra “Camilo” y solamente dijo que el señor venía de Cacalotepec. Entonces, Aurelio también ya había tomado tepache, pero no estaba totalmente descompuesto ni perdido, porque en su memoria todavía logró recordar los años que había sido dirigente en El Duraznal y había luchado en la disputa de tierra con Cacalotepec.


Fue en ese instante cuando Aurelio tomó y le propinó un hachazo a la cabeza de Camilo y la sangré brotó como si fuera un manantial, pero no era cristalina, sino espesa y roja. Camilo murió al instante. Inmediatamente después, Aurelio tomó una pala y un pico para escarbar una fosa muy cerca de su patio y luego allí enterró a Camilo por primera vez. Transcurrió un mes y Aurelio no dejaba de soñar por las noches a Camilo. Así que tuvo que desenterrarlo para volver a enterrarlo en la cima de un cerro. Un tercer entierro fue al otro lado del cerro y finalmente tuvo que llevar los restos de Camilo y enterrarlo al camposanto de Tamazulápam.


Después de aquella tarde trágica en que Camilo fue sorprendido por la muerte en El Duraznal y los días posteriores, Aurelio tampoco logró vivir en paz, porque todos los días sentía que Camilo lo perseguía y todas las noches aparecía en sus sueños. Meses después, Aurelio murió.

Juventino Santiago Jiménez

Originario de la comunidad de Tamazulápam mixe , Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *