Xcuént Juán Ngonip / Juan borracho

Cuento zapoteco

Xcuént Juán Ngonip

Tu xáa namé, Juán lë xáa; âan íip xtéjty nip ló xáa.

Lëë xáa nîxsye kex laañee sob lídzy réy xsyúdzy xáa.

Âan lëë réy chap xiñtsyaap, xláady réy kchóo me, tugak nsuugw-yu réy me axte kik yu-klaa.

Lëë Mëëd go xoobsye chu ventán tsiñee lëë tu xáa xtíly kwtedy, chëb lo me:

Byety ské Mëëd, kanin lii pasyár.

Lëëme kwéb

—Dêelñee busy nlî xñeel, lëëw náap tsiñee lëë lyu jkyêy  kîido. Ná jkëël tu kyo chu xventánaa parñee kchonaa tu tuu séeñoo tsîn kyakxóoboo lon.

Kchësy ngó bíñ Juán. Loxsye bi xáa go lëë Juán kuxché, lëë Juán kwijka kik ni kwikásy. Malêsy-tséek lëë nip ptedy lo Juán.

Tsiñee lëë lyu pkyêy, kló Juán ptsíñ. Âan como bíñ Juán xa byâan tiits xiñtsyaap réy chôp me stu xáa go, lëë Juán pkëë tu kyo chu ventán.

Nládzy xiñtsyaap réy nii xáa nii kwnee ló me itsyéw âan lëë me pchon tu tuu lo Juán, lëë Juán byakxoob ló me. Byéndy me nii lêdy xáa  nii kwnee ló me itsyéw.

Lëë me kot chôp me Juán; âan como nonsyke kidy nyáa xaab Juán, lëëw kwlêk Juán lêñ xlon me.

Tsélye namé nchê nîx xáa  tsi lëë xáa nii kwnee lo xiñtsyaap réy itsyé ptsíñ.

Lëë xáa pkëë tu kyo chu ventán âan lëë xiñtsyaap réy chëb lo Juán:

―¿Cho ngó?

Lëë Juán chëb:

―Psâan pe kûñoo, chol meñ nii xtyëdyo.

Per kôk xtsedyako tsi lëë stu kyo kwé. Lëë tu yéeñ gaa nii chap xiñtsyaap  réy tse nôkseetsy lêñ lon âan nládzy me: “¿Pe cos kayáw yéeñ?”. Per bláady Juán nyixché me wórgo sink axte kok masytre kyool nii lëë yéeñ tugak nôkseetsy lêñ lon, lëë me kuxché. Tsiñee lëë me pkëë bini, kônme xaktyee stublë wîñak laan Juán bii kë ngob yéeñ. Lëëw mér lôx klóox ma. Axte tsigolye lëë me byéñ nii Juáno. Tsigó nândy me xa kâk me.

Tsi lëë lyugo byaní, lëë  xûsy nii kë tsiiñ lo Réy siní nii káw me; per lëë mee chëb lo xûsy

―Kawdyaa, kârty klyâaña

Kôk xtsedyako lëë Réy chëb lo xûsy:

―Kuni nii káw me, na tsélye ngó kweyoo.

Lëë xûsy sí stúb. Tsiñee lëë me ptsíñ, lëë xiñtsyaap  réy chëb ló me:

―Kawdyaa, sink másty kúdzy lo pxósyaa kîid me. Chaklâdzyaa me.

Lëë xûsy kuní tiits lo Réy, chëb me:

―Tsîl me dyôn pe cós kâkoo ló me.

Tsi lëë Réy ptsíñ, nândy me xa kûñ me Juán; por néb-kidy xáa.

Lëë xab xáa táw yéeñ. Lëë me chëb lo réy:

―Nlî dyôn pe kñëël por koonxe  Diós pxaal me. Lëë me kwlañché lón.

Dêelñee nchôn na, nyëël, tsáaplaa nô pa kwnee me lón. Per ná gôn nânoo nii iip xchôdyaa.

Singó mód lëë Réy byuumbêy Juán, âan lëë xáa kwxii xáab Juán parñee ktsilñâ Juán chôp xiñtsyaap xáa.

Núutyee lëë xcuént Juán Ngonip byál.

Ngonip xáa.  Per lëë nip ptedy ló xáa tsiñee lëë xáa ptsilñâ xiñtsyaap Réy.

Lëëga-wó ngó.

Juan borracho

Había un hombre llamado Juan, que era un borracho empedernido. Un día se encontraba acostado cerca del palacio, ebrio.

Y he aquí que el rey tenía a su hija, la princesa, a quien no dejaba salir. La tenía siempre encerrada en la torre del palacio real.

Esta joven estaba recargada en la ventana de la torre cuando un caballero, al pasar le dijo:

―Desciende de allí princesa, para llevarte a pasear.

La princesa le respondió:

―Si en realidad es seria tu propuesta, ven al atardecer cuando oscurezca, lanza una piedrita hacia mi ventana para que yo te arroje una cuerda que te haga llegar a mí.

Todo esto escuchó Juan. Así que después de que aquel caballero se retiró, él se levantó, se cortó el cabello y se bañó. En las primeras horas de la tarde, los efectos del alcohol se le quitaron y al anochecer llegó primero a la cita. Tal como había escuchado, lanzó una piedra hacia la ventana. La princesa, pensando que era el caballero que le había dirigido la palabra durante el día, arrojó la cuerda, por la que Juan subió hacia ella y pasó la noche con él.

Juan vestía un traje de cuero que dejó bajo la cama.

Pasado un tiempo, llegó el tipo con quien se había hecho la cita. Siguiendo las instrucciones, este lanzó una piedra. La princesa dijo:

―¿Quién será?

Juan se apresuró a responder:

―Ignóralo, debe ser un vago. Después de un momento, otra piedra fue lanzada pero nadie hizo caso.

Un cachorrito que tenía la princesa hacía ruidos bajo la cama y ella se preguntó: “¿Qué estará comiendo el perrito?”

Pero Juan no la dejó levantarse sino hasta más avanzada la noche cuando el cachorro aún hacía ruidos, la princesa se incorporó.

Al iluminar la habitación vio los restos de un pantalón que el cachorro aún masticaba, estaba por acabárselo. Fue entonces que ella se dio cuenta que se trataba de Juan. No sabía qué hacer.

Por la mañana, una criada le llevó el desayuno, pero ella le dijo a la criada:

―No tengo hambre

No pasó mucho tiempo cuando el rey le dijo a la criada:

―Llévale el desayuno otra vez hace ya rato que fuiste

La criada fue de nuevo pero la princesa le dijo:

―No comeré, antes bien dile a mi padre que venga.

La criada le llevó el mensaje al rey.

Cuando el rey llegó, la princesa no sabía qué hacer con Juan pues estaba totalmente desnudo. El perrito se había comido su vestimenta. Ella le dijo al rey:

―¿Qué puedes cuestionarme? Seguramente Dios lo envió pues ha llegado a mí. De haber salido podrías pensar que en alguna de mis salidas me cortejó. Pero sabes que no es así.

De esta manera, el rey aceptó a Juan, le hizo vestir para que pudiera casarse con su hija.

Aquí termina el relato de Juan Borracho. Briago era, pero dejó de serlo cuando se casó con la princesa.

Eso es todo.

___________________________________________________________________________

Cuento popular de Santa Catarina Quioquitani narrado por Bartolomé Fuentes Rivera y transcrito por Michael Ward M. con la colaboración de Emiliano Zurita Sánchez. Versión actualizada y traducida al español por Fernando Jiménez Romero

Para citar este texto:

Jiménez Romero, Fernando. «Xcuént Juán Ngonip / Juan borracho» en Revista Sinfín, no. 16, marzo-abril, México, 2016, 50-51pp. ISSN: 2395-9428: https://www.revistasinfin.com/revista/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *