Poesía

Tres sonetos escritos en una mañana de otoño

Para María del Carmen Álvarez Menéndez   La llegada de la tercera de las estaciones, con sus colores y sus tristezas –los días, al hacerse más cortos, se hacen recuerdo de la muerte–, había traído encantos especiales a la arboleda, que, escondiendo el barro removido y las humedades de la...

Yoo guidxi layu / Casa del mundo

Rini’dxisi guidxi layu pabia’ nanaa yoo laa nánna pa dxi guquixe tobi tobi Discursa en silencio el mundo la pesadez de la casa ella sabe del día a cobrarse una a una

El río / In atempa

* Este poema es el número 10 del poemario Cuicatl in yolotl (Cantos del corazón) del escritor Gustavo Zapoteco Sideño, el cual se está reproduciendo en la Revista Sinfín, en entregas consecutivas.

Mi abuelo / Nu tahuehue

El sol caía sobre los techos de xoyamactli, pequeñas rayas de luz, se filtraban por el grueso de los follajes, de los nísperos y limas. In tonahle temohua ipan on cahlimeh in xoyamactli, pitetzin queni imapiquitzin, in calahquiaya ipan on hueyi xihuimeh, deon nexpolmeh ihuan cuahtlialaxomeh.

Tlanka kachikín / La ciudad

Anta kwi kin pulakawan. Kukxilha lantla katsisní tsukuy taktayachi anta uynu tlanka kachikín. Pasamakgolh makgskgot chu paks tlawamakgolh

La nuyma katsisni’ / En noches como ésta

La nuyma katsisni’ kin tata xlikgalhtawakga kilhtamakú xtankilhtín xchiki’. Xchín kakgawiwini’ xakgstín chiki’. Recuerdo que en noches como ésta mi abuelo acostumbraba a leer, sentado afuera de la casa el tiempo. El frío cobijaba todo el techo.

Cadxuuni’ ique yoo / Gotea la casa / Bisí / Presagios / Bixee / Eco

Yenanda neza nisa, nisa bi’nalu’ nisa bicha guisu yu rua lidxe’ gundisa suude’ gudi’di’ ti neza birí xa’na’ ne bicabi gubidxa gucueza nisa gucueza ca neza xquendarunalu’ naga’ ndani guisu yu xtiu’.

Delirium Tremens

ILas acacias tiemblan cuando gritoy por eso grito.Hace nueve libros que no sale el sol.Sembré poemas con esta noche,poemas con fotos tuyasdonde no estás, pero te piensoy estás. IILa primera foto es de nada.Nada de emoción en las partes altas de los poemas,nada de ti, nadade lluvia ni de muerte;si...

La escarcha triste que dejó la helada

Para María del Carmen ÁlvarezMenéndez   Soneto I           La escarcha triste que dejó la heladaen valles silenciosos, con el día,al alba acarició donde moríala aurora en el regazo de la nada.          Y, viendo la belleza inmaculadaen un enero gris que desistía,el hielo reflejó, donde nacía,la llama de la misma...

Hacía tanto frío

Hacía frío en mi boca y en mi pelo,y las aristas de la soledad cortabancomo un cuchillo hambriento y miserable.Frío, frío ancestral y nebuloso,bajo los pasos sordos, desvalidos.Frío, frío de gélidos salones.Frío, frío en mi pecho y en mis manos.   Hacía frío de sótano en mi cuerpo.Frío de catedral...

Fiesta a la muerte / Miqueilhuitl

Ramos de flores en el altar ponían, de todos colores que los campos tenían. Platos de tlatonile, cajetes de pipian, jícaras de panile, todo lo que las cazuelas tenían.

Plegaria a los dioses / Hueyicuicatl teomeh

¡Oh, gran señor Huitzilopochtli! ¡Oh, gran Tezcatlipoca! ¿Qué será de mí? ¡Ayúdenme! Soy indígena y que con orgullo clama a su creador su desgracia. ¿Por qué reniego de mi raza?

Cuatro poemas

¿Cómo mandar el tiempo a la chingada? Tengo en la mano izquierda la sinrazón.Y en la derecha dos pastillas caducadas.En resumen, son la misma cosa,ambas están fuera de tiempo.Ante esta mezcla lo mejor es sentarse y dejar que el tiempo siga rompiéndose el hocico. Archivero de registro civil Voy a...

A fuego medio

Viene desgranándose, cayendo, a punto de volverse regolito, silencio lejano y mineral oculto en el velo de plata de la distancia, inadvertida sensación de ardiente oscuridad. Ebrio de sudor y cansancio, plantas cortadas por el trayecto a ningún sitio (¿o a sus sueños?), se inclina cada vez más agudo hacia...

Dos poemas

Eternidad Aquí yace el grano santo, sudario de todas las migajas, espiga adentro. Rosa blanca Puse una rosa blanca entre las páginas de un libro y pensé que me gustaba más la vida así, como una flor cortada que no aprietan mucho las palabras, mas la envuelven, dejándola secar en...

El ombligo que recibe el puñal

Cuando ya no tuvimos qué comer, nos comimos el hambre. La amarramos de las patas y la pusimos a freír. Lo mismo con la sed, nos la bebimos todita, en contra de su voluntad. Las señoras buscaban a sus esposos desaparecidos, parecían parvadas de buitres sin alas, vestidas de luto;...

Parado frente al memorial

¿Qué viento de plomo nos detiene? ¿Cómo identificar a esa horda de fantasmas sin rostro? ¿Cómo darles nombre a los cadáveres enmascarados? ¿Qué muertos son los que hoy nos quitan el sueño? Dime, hermano ¿son los muertos de Acteal que se levantan de sus tumbas buscando la venganza? ¿O son...

Cambios prósperos

Vacíos de maletas, pero de esperanzas llenos, emprendimos aquel viaje, emigrando por un sueño, con la fe entre las manos, y el esfuerzo entre los dedos, abandonamos nuestro amado rancho, del que un día fuimos dueños. Nuestros verdes distanciados, y con ellos nuestra paz, transformado en un mundo en tonos...

¿Qué es vivir? / ¿Tlin nonemiliztli?

¿Qué es vivir? Vivir ¿Qué es vivir? Trabajar, comer y sobrevivir ¿Eso es vivir? Vivir como un sueño ¿Eso es vivir? Vivir por vivir, sin hacer nada, sin dejar huella, tan solo como parte de la naturaleza. ¿Eso es vivir? Sin procrear, si ser parte de la sociedad, vivir sin...

Tres poemas para hacer nido en invierno

CERECITAS     Quisiera adentrarme muy adentro     de la selva de tu vientre     y comerme tus cerezas.         SEMILLAS   En la punta de tus senos   sembraré la punta de mis labios.  Piquito a piquito.                                                                                                                CAMINITOS Caminaba con mi amante y le pregunté:  “Dónde quieres...