Intermedio

Pareciera que nada tengo

que nada ha bajado a la página,

que ningún verso se ha desatado

de la rama de la noche.

Que nada es posible.

Pongo mis hojas al sol para verles crecer sus raíces

lodo que dé muerte a ese blanco inaudito

que todo inicio es.

Preocupa a veces por sus dimensiones

por la inexactitud en lo que dice.

Se prolonga un intermedio entre verso y verso

y así la fronda cae,

tiende puentes de lianas

donde pasarán espirales de formas encorvadas,

figuras, y todo acertijo que dará muerte

al diurno albor nacarado

pero no.

El intermedio se prolonga

descansa entre línea y línea.

Su enorme vacío se dilata

hasta las horas altas de maleza

en que yo suspendo el transcurrir

de pies ajados por lajas avaras,

ásperas en el intento

de conducirme a descifrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *