Transmutación

Su cabello comenzó a crecer y rozó sus hombros desnudos, después sus codos hasta llegar a sus manos: sentir las puntas de sus dedos y deslizarse sobre sus largas uñas para caer libre entre el aire y ser espinas: penetrar la Tierra; volverse raíces. Con lentitud, envolver al núcleo y tornarse centella: ser partícula encendida por vez primera y suspenderse eternamente perforando el manto tras la Luna.

Para citar este texto:

Casado Gallegos, Daniel. “Transmutación” en Revista Sinfín, no. 1, septiembre-octubre de 2013, México, 34p.
https://www.revistasinfin.com/revista/

Daniel Casado Gallegos

(Ciudad de México, 1987). Interesado principalmente en la filosofía del lenguaje y teoría de los géneros. Ha colaborado en la revista Punto en Línea de la UNAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *