Tuktu’jk Ka / Ocho Jaguar y otros poemas

Tuktu’jk Ka

Kä’nëm y’ty xëëw aja’k
tpawopnë jä koots it,
ëts nteety ntaak xpawawdë
jäp u’y jiukpy,
jäts it jä xëëw ëëts npaatët
ku ots nkäxjë’ky ya poop naxkë’x.

Ots jä it paaten choontaaky
ku jä tsap ni aaw kydaay
jäts jä eekx tmët ñamiutuu ä’të,
mët tuwëëk nastämë jä paaknë
jäts mët ap ok ñuukxtaakën
ots yëk xëëw tuñ ëts maktaxk iipx ja ma’k tudu’jk po’o.

Ku ots it muyo’yën kiukëxë, nits nteety ntaak wiantë:
“ku yit xëëw kiukët,
jäts kiexmy jä tuktu’jk ka,
jä it ma ots mkäxjë’kië,
jäts u’y jiëën pyi’chmye,
madi ëëts ots npe’ky maktuwëëk xëëw it,
itpë yëkjawënmiätst win taxtu’jk po’o,
jäts mtuu kuno’kën xpaat punë ma myo’y mnäx”.

Ku jä taxtu’k ju’ky kiutsuwë,
ots oy ty myajë jia anaxtë,
jä ap, ok mët jä tchaan kioj,
madi më ayuuk tkëjëm eedyëp,
jäts tpukapxtëkëdë ëts nteety ntaak,
mët jä paaknë madi të piu’ch tsiiy jiötpy
jäts oy yëkxon nyukxtaktë, kyapxtë myatiaktë
jäm wyin iaaw tpëmtë tpëktaktë ma Xëëw pytsemy.

Ocho Jaguar1

Antes que la luz del día
ahuyentara a la oscuridad,
mis padres me encaminaron
hacia el lugar sagrado,
para celebrar el día de mi llegada
a esta blanca tierra.

Comenzó la ceremonia con la ofrenda
del líquido vital del ave de casa
acompañada de figuras hechas de maíz,
con tres gotas del destilado de panela
y con los sagrados rezos ancestrales,
se celebró el día de mis noventa y seis lunas.

Al finalizar la ceremonia, mis padres dijeron:
“cuando el sol llegue a la cumbre,
terminará ocho jaguar,
el día de tu alumbramiento,
y se apagará la fogata sagrada
encendida hace trece días,
y debe de repetirse cada nueve lunas,
para que encuentres luz en tu sendero”.

Al atardecer nueve tabaco2,
aparecieron de la nada,
abuelas, abuelos y familiares,
poseedores de la sabiduría ayuuk3,
a refrendar la voz de mis procreadores,
con bebida fermentada en barro
rezaron e hicieron florecer sabias palabras
con sus rostros conectados al Oriente.

1Es uno de los 20 elementos del Calendario mixe, en mixe es Tuktu’jk Ka.
2Nueve tabaco, forma parte de los 20 elementos del Calendario mixe, Taxtu’jk ju´ky.
1Ayuuk, palabra o lenguaje de la montaña o de la selva. Aaw-palabra o lenguaje. Yuuk-Montaña o selva.


Oktaak piawaanën / Recomendaciones de la abuela

Ku it kyootsëñë, koots tanë’k y’ty ië anaxtëp,
na yëkjawë ti jiawë timtyunwaanëp;
jä të’ts xoj ja’x
ots yëk ta’jënkonë jä tsixk
ku ots jä ja’x jënpa’kë,
ni’ts chontaaky na’xën jäp tsixk tikpy.

Tsixk tikpñë jäp wiänë,
ku ots oktaak uts tsooy
ta tsox jä xuuch,
jats na ots tyiniñke’eky naxkën jot a’në anääwën,
yam tsjä tnaskapxë oktaak piawaanën:
“amadow mäkxtu’kën yë oktatsk mëdë mko’pëdë
ku të yat xëëw It-Naxwiin xmutuntakoy
ku yë piä’n xyëkwintakooyë yë amätsk mukxkuuk,
të mits ka oy tiuu xpanikx ya ayuuk ja’y it jo’ty,
tukë’yë tanë’k, yë kepy yë xoj, yë aay yë u’ts,
yë jakiäpë të tnipëmë tnipëktaakë.”

Na y’ty yä’ñë jä ioktaak,
yam yëk xë’y tiukp jën apo’j
mëët jä xooky ia’ks
yëk taniwöpy wynpi’ty atë’y nykëxm kyuwakm
jä tu’uk Ap Teety kiutu’jk.

Los grillos entretenían el anochecer,
emergiendo un ambiente misterioso;
con madera de encino maduro
fue encendida la casa de vapor
y la leña se transformó en brasas,
así comenzó el desfile hacia el interior.

Estando dentro de la casa sagrada,
la abuela derramó agua medicinal
sobre las piedras candentes,
que gritaron como trueno enfurecido,
mientras ella pronunciaba recomendaciones:
“implora perdón a la tatarabuela y a tus formadores
porque hoy ofendiste a la Tierra
al destruir el nido de una pareja de tórtolas;
pisaste el camino prohibido en la vida mixe,
porque todo animal, árbol o planta,
existen con el permiso de los creadores”.

Eso decía su abuelita,
mientras el sofocante vapor
y las cáscaras mojadas de la mazorca,
curtían sobre su joven cuerpo y mente,
uno de los mandamientos del Ap teety1.

1Para Mixistlán, es el Gran abuelo, lo que otras culturas le llaman “Serpiente emplumada”, Kukulkán y otros.


Atukjpet’ty jawën

Ku ëts taxtu’ujk njumë’t tpa’ty,
ots iamutsk’ëëñë nmëjaw;
nwiin n’aaw wyntakoy iaxa’në
jats keechnyëjën ots jiäxjë’kyë.
Ots nmëk a’tën iawinaknë jä xëëw
jäts ots xnaspatëñë jä nuukxën;
jä kääky jä tokx madi ntaak yëk oy ieepy,
kä oy iuk xuuknë ka xuuk iuk jawëñë.

Ku ots ntaak naj ixpaaty,
witsukën,
xajkxuumy jiotpy ots t’akonë:
jä meknëë xüüty jiotpy mët jä tuwëëk apit’ty ju’ky,
mët jä tsap ni aaw,
jäts ots xpake’x jä xuupë wo’pjëkpë tiëkwintum,
jäts yës këxm maaxën këxm may ia’t n’amado’jët
jäts ëts njawën xyëk tsookët.

Ku ots xuupë wo’pjëkpë,
xwin ixpety, nit ots yä’ñë:
“yë tsë’ëkë të mnaspaat ä’ty
jäts të atukpet’ty mjawën tiannë,
kadi sti xjot mayë,
ixamy jäts ya it,
jä tun jä kopk ñiwintsën n’amadoja’yën
jäts tnaskoñënët jä mjawën jäts jia’nët mnikëxm mkuwakm”.

Jäm ju’ky jiok jotm,
ots xüükpë wo’pjëkpë jawnaknë
xtawinkuxu’jë,
ku ots xüükpë wo’pjëkpë nyukxtak kex
nit ots jotku’k a’tën xnija anäx,
jäts ots tiëk tu’uk mü’ky
jä ëts njawën mët jä nikë’x.

Alma
prisionero

Al llegar mis nueve soles,
mis fuerzas reblandecieron;
el vértigo desvaneció mi rostro
y lo pintó color aguamiel.
La fecha consumió mis energías
y el cansancio se apoderó de mí;
la comida exquisita de mi madre,
perdió su buen olor y sabor.

Al darse cuenta mi progenitora,
con la velocidad de un relámpago,
echó en un morral de ixtle:
un bule de agua fuerte y tres rollos de tabaco,
acompañado de un ave del firmamento,
me envió a casa del invocador de almas,
a pedirle en nombre de las deidades
la salud de mi espíritu.

El implorador de almas,
con su sola mirada, dijo:
“el susto te ha alcanzado
y tu alma quedó prisionero,
pero no te angusties,
desde este momento y lugar,
solicitaremos al dueño de la montaña
su libertad para que regrese a tu cuerpo”.

Entre el humo del tabaco fresco,
sentí rocío en mi semblante
con aroma de agua tobalá,
el sanador concluyó sus rogativas
y un aire reconfortante comenzó a invadirme,
hasta que se armonizó la energía
entre mi cuerpo y mi alma.
El azadón de Mixistlán
tambaleaba de un lado a otro,
entre mis brazos inexpertos,
como venado recién nacido,
no lograba domar el equilibrio.

Mis progenitores,
al cautivarles mi inquietud,
guiaron mi azadón a las filas de las milpas,
que bordeaba el sembradío.
Desde que las primeras palabras
comenzaban a tejerse,
auguraban el inicio de la siembra y cosecha
bajo el abrigo de los saberes milenarios.

Ante la ausencia del tiempo,
no hay lugar para la adolescencia,
sólo se vive como niños y adultos,
con responsabilidades definidas
bajo la protección de los abuelos.


Ipch jia’y tyamok yu’jën

Ipch jia’y tyamok yu’jën
yëkxon kydaamiñ kydaaxepy
jäm ëts nkamëdakp këjë’m
naxkëm uts jachu’ madi käxjëkpnëm
ku kä’nëm kyë’ë tyekyë myëdaaky.

Ku ots nteety ntaak,
naj x’axtüktë,
ots xta awa’ntë jä mokyu’jën,
ma jä mook madi kam aniwitity.
Ku mutu’k jä xi’kën kapxën
y’ty choontakp axa’y,
yëknijaw eepy jä niipën jä konmu’kën
mët jä putë’k ëëñ ñijaw a’tën madi puntiixëp tsoontakp.

Ku jä awats ëë’ñ kia i’ty,
kä ty i’ty unank a’tën,
jä mëja’y jä una’nk jiuk ia’t nyäx,
jäts këjä’ tunk yëktuñ
yam x’ix y’tyën xjakie’pyën mëja’ytyë’k.

El azadón de Mixistlán

El azadón de Mixistlán
tambaleaba de un lado a otro,
entre mis brazos inexpertos,
como venado recién nacido,
no lograba domar el equilibrio.

Mis progenitores,
al cautivarles mi inquietud,
guiaron mi azadón a las filas de las milpas,
que bordeaba el sembradío.
Desde que las primeras palabras
comenzaban a tejerse,
auguraban el inicio de la siembra y cosecha
bajo el abrigo de los saberes milenarios.

Ante la ausencia del tiempo,
no hay lugar para la adolescencia,
sólo se vive como niños y adultos,
con responsabilidades definidas
bajo la protección de los abuelos.

Adrián Antonio Díaz

Adrián Antonio Díaz es poeta en lengua ayuuk o mixe, originario de Mixistlán de la Reforma. Ha sido invitado a diferentes eventos nacionales e internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *