Nuevo Códice: Oaxaca-Migración y Memoria cultural

Por Ana Matías Rendón

 

La cita era a las 19:00 horas del día miércoles 25 de febrero del presente año, para la inauguración de la exposición Nuevo Códice: Oaxaca-Migración y Memoria cultural, en donde participa Richard Keis, alias “Dick”. Muy ufana cargué mi cámara fotográfica de marca ultra-conocida y me fui a la calle Revillagigedo número 11 del Centro Histórico de la Ciudad de México, donde se encuentra el Museo de Arte Popular. Ahí, junto a Dick y Edith Vargas, que nos acompañaba, hicimos el recorrido.

No dimos muchos pasos cuando el trabajo artístico nos capturó e hicimos lo propio sacando nuestras cámaras. Lo que debe saber el lector, es que soy una pésima fotógrafa, porque la culpa no la tenía el artilugio al que consideré de pésima calidad por no responder a mis expectativas. Así que las imágenes que acompañan este texto se las debemos a Edith, que amablemente, nos las cedió.

Hormigas Bordadoras
Hormigas Bordadoras

La exposición se conformó por el trabajo de varios colectivos, entre ellos, el de las Hormigas bordadoras y del Colectivo fotográfico de Oaxaca, que llevaron el testimonio de la migración del pueblo de Tanivet (“hormiguero” en la lengua zapoteca), al respecto, Arnulfo Aquino Casas señala que: “La migración se vive en Oaxaca como un complejo histórico social que afecta a la región y repercute en la familia; con este enfoque, la exposición Nuevo Códice se contempla como un discurso visual contemporáneo en el que participan artistas oaxaqueños con diecinueve proyectos que relatan historias familiares”. La muestra, para quienes estén interesados, estará hasta el 26 de abril, luego se irá a los Estados Unidos. Marietta Bernstorff inició con el proyecto de Nuevo Códice en 2010, ella fue la encargada de organizar a los diferentes colectivos y la exposición.

Hormigas Bordadoras
Hormigas Bordadoras

A la entrada puede verse un mapa de la República Mexicana, tejido con flores de Tehuantepec, cuyo título “Rutas de ausencia”, nos indica el sendero a seguir. Cada grupo con su arte representa el problema de la migración y las ausencias, la angustia del camino y la felicidad por el regreso, lo que nos permite reflexionar y maravillarnos al mismo tiempo.

Las Hormigas bordadoras expresan en un testimonio de tela, el sentir de las familias, el hilo remienda y borda los tejidos de la experiencia, entre frases como: “Después de tanto tiempo por fin regresé a mi tierra con mi familia”, “Hello! Ya regresé de los Estados Unidos” o “Dios mío ayúdame a cruzar la frontera”; tejen con estas palabras la cotidianidad de Tanivet, y de muchos lugares de México.

Durante la noche, nos presentaron a Juana, una de las bordadoras de las Hormigas, quien relató que sus compañeras ahora viven de este trabajo; ella se sentía muy contenta de estar en la ciudad, lamentablemente, muchas personas querían entrevistarla y ya no pudimos volver a contactarla, sin embargo, vimos con beneplácito que las Hormigas vendieron algunos de sus bordados; lo malo, es que se regresaron a Oaxaca la misma noche de la inauguración.

Julio César Barrita - Espacios abatidos
Julio César Barrita – Espacios abatidos

Al otro lado del pasillo, nos encontramos con las fotografías de Mari Seder, Raquel Rocha, Cynthia Roderick, Amalia Gamio y Dick Keis del Colectivo fotográfico de Oaxaca, quienes convivieron con las familias de los migrantes y capturaron las imágenes de la tristeza y la esperanza. Bien lo dice el refrán: “una imagen vale más que mil palabras”.

Dick Keis
Dick Keis

La exposición se convirtió en un viaje emotivo, donde era inevitable sentir empatía; por ejemplo, las cartas escritas por Manuel Coronado a su hijo durante los años 20’s a los 40’s, en el que se incluyen fotografías y artículos de periódicos viejos, estremecen al pensar en los millones de personas que tienen que sufrir la lejanía.

Los relojes chinos con retratos marcan “otro” tiempo, la pintura de La Bestia, hecha por el Colectivo Chiquitraca, es un recordatorio de la máquina que lleva a los hombres al encuentro con “el sueño americano”, o a veces, con su propia muerte. El espacio siguió, llenándose con dibujos de niños, litografías de Irving Herrera, de Gerardo Navarro y Enrique Gijón, cuyas experiencias los inspiraron para dibujar. La exposición terminó con Julio César Barrita, “Espacios abatidos”, donde la ausencia del familiar migrante se vuelve una presencia de la memoria.

La Bestia- Colectivo Chiquitraca
La Bestia- Colectivo Chiquitraca

Esta reseña fallida con sabor a crónica de la noche de la inauguración de la exposición de Nuevo Códice, sólo es una aproximación a las obras de los artistas, no hay nada como ir personalmente y sentir la migración a través de las experiencias de los familiares, capturadas en una exposición visual.

Al salir de la sala nos encontramos con unos alebrijes gigantes que invitaban a escapar en una noche de arte y reflexión. Por ello, después de un buen mezcal oaxaqueño, nos fuimos a Bellas Artes, con una cuarta compañía, Cynthia Roderick, para la exposición de Henri Cartier-Bresson: La mirada del Siglo XX, pero esa es otra reseña o crónica.

Participantes Nuevo Códice
Participantes Nuevo Códice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *