Ni princesa, ni… ¡Simplemente mujer!

Por Lucy Alonso

Ventana
Columna: Desde mi ventana

 

Irónico, que una mujer con educación de princesa, carrera profesional en Ciencias Políticas, en la Universidad Complutense de Madrid, con un master de Relaciones Internacionales en Nueva York, con tres idiomas y, lo más destacable, ser hija de reyes,  con un título nobiliario de Duquesa de Palma de Mallorca, con diversas distinciones españolas y distinciones internacionales, se resuma –todo eso– en una ama de casa, enamorada y confiada de su marido, que NO SABE, NO RECUERDA –palabras textuales de su declaración ante el Juez José Castro en el juzgado de Palma de Mallorca, el pasado 8 de febrero del 2014.

La Infanta Doña Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Gracia, de 49 años, hija del Rey Juan Carlos I y Doña Sofía, siendo la tercera en la sucesión al trono, siendo la Directora de Actividades Sociales y Culturales de la Fundación La Caixa en la Ciudad de Barcelona, no se le ocurrió otra cosa, que montar una empresa con su marido Iñaki de Urdangarin, empresa de actividad deportiva y social, y sin ánimo de lucro, el conocido INSTITUTO NOOS, que se creó de subvenciones de diferentes gobiernos o comunidades autónomas, como Valencia, Baleares, Barcelona, para apoderarse de fondos públicos y privados que recibía dicho Instituto, por lo que ahora se le imputa a doña Cristina, una serie de delitos como: “Supuesto blanqueo de capitales en la gestión y manejo de fondos sospechosos generados por los negocios sucios de su esposo y contra la Hacienda Pública Española”.

Y en donde esta ama de casa, no conforme con todo el dineral que la Corona le da, a costa de los ciudadanos españoles, vivió a todo lujo con las subvenciones de estos gobiernos, comprando el famoso palacete de Pedralbes, en la zona más rica de Barcelona,  valuado en 6 millones de euros, creando más riqueza ilícita, donde se han descubierto: facturas de ropa infantil, nóminas de salarios de personal doméstico, viajes, muebles para su palacete, clases de golf, natación, entre otras lindezas de sus altezas. Todo a costa del erario público…

¡Vamos, cómo en la época medieval!, donde los pobres del pueblo pagan la riqueza de la Corona. A mi punto de vista y desde mi ventana, creo que la Corona, queda obsoleta, en un mundo globalizado y moderno, por eso España, pienso que se mantiene a la cola de los europeos, por esa forma tan medieval de llevar su gobierno. El Rey no es más que una figura institucional, que sólo da órdenes, en casos muy concretos, al poder militar. Y esta figura, es únicamente un adorno, que cuesta muy caro a todos los ciudadanos que residimos aquí en España, seamos de donde seamos, nuestros impuestos, van en gran parte a un presupuesto anual de 25 millones de euros para  la manutención de esta corona.

Este escándalo del caso Nóos, ha sido la guinda del pastel, ya en el 2012, el Rey Juan Carlos, en su discurso de Navidad como cada año, dijo que la justicia es igual para todos, pero el pueblo español está cansado de ver que la justicia, efectivamente, no es igual para todos, ya que el fiscal de Mallorca y los jefes de Hacienda han hecho todo lo posible para no perseguir el delito, evidente, de Doña Cristina.[*]

Sin embargo, diariamente, el pueblo español, sigue viviendo los atropellos de los bancos, de los políticos y de los poderosos, ya que se quedan sin trabajo, sin casa, sin comida, y se vive una desigualdad exagerada.

No obstante, se pretende negar una realidad que se ve día a día en las calles de este país. No hay igualdad de justicia para todos. Sólo si eres la hija de un rey, con carrera, título nobiliario y demuestras que estas enamorada y no sabes o no recuerdas lo que un juez te demuestra que has firmado, pagado y usado, estás por encima de la justicia.

Ojalá y la forma de gobernar y de imponer dicha justicia cambie. Ojalá sea real, que la justicia se aplique a una ama de casa, que por amor e ignorancia, firmaba facturas caras; ojalá y se aplique la justicia a banqueros ambiciosos, y ojalá se aplique la justicia a los poderosos…

Porque en el mundo la justicia no está hecha para todos igual.

¡Hasta la próxima!

 DSC_2651


[*]Datos biográficos, obtenidos de la página web: www.buscabiografías.com

 

 

 

Una Respuesta a “Ni princesa, ni… ¡Simplemente mujer!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *