Luminaria

 

 

Una luminaria en la prisión
se pone en marcha cada noche;
es como un vaso de restricciones,
un código inhumano que dicta sus leyes a diestra y siniestra
contra mis fuerzas,
a quienes cachean besando esta pared húmeda.

Ya no meditaré más el porqué
de esta humildad nauseabunda;
desplumo mi dignidad y la pisoteo
no sin remordimiento.

Es cabal y preclara fuera;
aquí ya no la emplearé para nada.

No me sirve conservar mi dignidad
a costa de vejaciones;
cada vez cede más en su favor que en el mío,
no me obedece ya.

Ahora, mi compañero olfatea algo
junto a su colchoneta.
Se encuentra semidormido
y algo le cosquillea en la nariz.

No diré nada. Ni musitaré,
ni sacudiré mi almohada sobre su espalda.

Su rata bubónica y mi dignidad desplumada
se guarecen en nuestras almas,
revolviendo en ellas
el poco ardor que les resta.

 

 

 

Para citar este texto: 

Modrak, Amelia. “Luminaria” en Sinfín. Revista Electrónica, no. 25, año 5. México, mayo-junio 2019, p. 19. ISSN: 2395-9428: https://www.revistasinfin.com/revista/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *