Regresos

El día en que volvió,

la casa entera se llenó de un olor a cempaxúchitl

y café.

Todos los grillos,

comenzaron a tocar canciones de cuna,

muy lentas,

como para dormirse para siempre.

Regresó y con él,

el corazón volvió a palpitar,

la sangre volvió a correr

y la esperanza comenzó a fluir,

como río presuroso.

El regreso de él

trajo sol,

nubes grandes,

y lluvia.

Su regreso trajo también,

el canto de la chicharra que llora,

llora con una nostalgia desmedida,

con una tristeza de aquél,

que llora por lo que se ha perdido,

tras la neblina.

Con su regreso,

trajo también,

su partida.

U

Para citar este texto:

López García, Nadia. «Regresos» en Revista Sinfín, no. 14, noviembre-diciembre, México, 2015, 20-21pp. ISSN: 2395-9428.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *