Relincho inesperado

 

César Luis Victoria

 

 

Jugábamos en la cumbre final de nuestra infancia.

Risueña sinfonía voces arriba,

nubes transfiguradas, animales fantásticos

saltaban enlazándose

plenos paisajes y parvadas de niños.

 

Hasta la realidad cabía en aquella época.

Soñaban sueños con nosotros,

contagiaban crepúsculos.

Juguetes de papel al reflejar el cielo.

 

Él era un río naciendo entre montañas,

corría creciente, jubiloso alborotaba trinos.

Parecía un tallo defensor de los bosques.

Lúdicas alas incansables

por el viento repleto de coníferas.

 

Caballos nocturnos asomaban los ojos,

Inasibles luciérnagas, crines infinitas.

 

A trote imaginario el pequeño partía.

 

En la cima invertida

púbica luna nos besaba la espalda.

Resplandor urbano, relincho inesperado:

Fascinados contábamos iguales calendarios

pero la sombra de mi alma era más larga.

 

Arrullados en brazos de inicial adolescencia

le contemplaba cabalgar diligente.

Yo, plácida insomne confinada

ofrecía culto precoz a los abismos.

 

 

 

 

Para citar este texto:

Victoria, César Luis. “Relincho inesperado” en Revista Sinfín, no. 21, año 4, México, enero 2017, 31p. ISSN: 2395-9428: https://www.revistasinfin.com/revista/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *