Semilla

Qué pasará cuando la música me escale,

y suene sobre mi cadáver,

como si nunca nos hubiéramos encontrado.

Cómo será cuando el día esté seco

y esté solo,

y entonces deje de ser día.

Qué de valiosas tendrán las horas

cuando deje de manifestarlas

con las manos y con la boca.

Qué pasará con el mar cuando se ahogue

conmigo en la tumba,

y se cumpla por fin el pacto del silencio.

Vendrá la muerte

a cumplir la promesa que dejó plantada

cuando la vida apenas se preparaba.

Toda la prudencia,

la medicina y la cautela,

las muertes malogradas

habrán sido en vano.

Y la vida seguirá corriendo,

huyendo como un simulacro.

Cuando mi memoria haya quedado huérfana

y la felicidad sea el fantasma de un fantasma,

cuando todos los que me recuerdan

(y los que me olvidaron)

se hundan en el fuego o en la tierra,

dejaré al fin de existir.

La semilla de la vida cumplirá su destino: se abrirá su única flor.

Brotará la muerte como la primavera.

Semilla

2 Respuestas a “Semilla”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *