Chilapa / Chilapan

Chilapa

El negro manto de la noche habíase tendido ya,
sobre la mítica ciudad de Chilapa,
el ruido de los grillos y ranas
oíase a mi alrededor y a lo lejos.
Bajo la luz de una lampara eléctrica,
pensaba, mirando a la tan grandiosa Atenas del Sur.
Tang, tang, tang, tang…
oíase a lo lejos el sonido de la triste campana,
indicando que la misa iba a empezar.
¿Habría gente en la misa?
¿Iría a recibir la sagrada eucaristía?
O, ¿iríase al baile popular?
Que, en el auditorio, tras sus paredes recién elaboradas
con el sudor de ella, invitaban al deleite.
Guau, guau, guau… ladraban los perros,
ahuyentando con su grito su alma en pena,
por los descuidos de sus paisanos,
quienes trataban de disculparse con construcciones y limosnas,
a las piadosas imágenes.
¿Pero que tendrán que ver ellas?
Si es el corazón el que vale para su alivio.
Lunas y soles pasarán y serán testigos
de la muerte de ella.
¿Qué podemos hacer para evitarla?
Luchar seria la idea, pero ¡no!
Con fósiles se adornó,
ahora por ello con sus vestigios se vestirán otros,
porque como dice el proverbio:
“Con la vara que midas, serás medido”.
¿Por qué? ¿Por qué hablo yo así?
De tan hermosa ciudad, de su majestad,
si ella es señora de las sabrosas limas reinas,
de la dorada toronja, de sus ricas comidas con sabor español,
de su famoso tianguis dominical,
de la madre cuna de grandes compositores de tema nacional,
¿Si, ella es todo eso?
Blasfemo, protestante, hijo del diablo.
¿Por qué hablas así de tu madre?
Hijo renegado serás, vete, vete, vete,
fuera de mi casa, pero ya.
El frío me calaba hasta los huesos,
sobre una banqueta dormía acurrucado,
ningún alma se apiadaba de mí,
más que el calor de los perros, sentía junto a mí,
pensaba, al mismo tiempo que lloraba,
mis hermanos dormían sobre tibias camas,
mientras yo, mi tibia cama era una dura piedra de cantera rosa.
¿Todo por qué?
No sé, pero lo bueno era que estaba contento,
porque mi corazón habíase abierto ya,
cual botón de flor, con el rocío de la mañana
se abre, para deleite de los demás.

Chilapan

In capuztitlaquet in tlayouahli yunemi octlitlapacho,
pan in altepetl Chilapan,
in tzatzi on tlayolcaxoxocalistli ihuan acueiatl,
ixtlatequia in nahuac ihuan on huehca.
Tlaltzintlan in tlahuili on se tzotzotlahuilti,
ninalmiquiya, niquihtica in huey Atenas in tlaltzintlan.
Tang, tang, tang…
Ixtlatehquiaya on huehca in tzatzi amahtli tepuzcampana,
iquihtohuahque tlin on tlahtoteo yuyia pehualiztli.
¿Uncaya macehualtin in tlahtoteo?
¿Uyaya ixmacazque on hueytequiteo?
¡Oh!, ¿Uyaya on mitohtizque in macehualtin?
Tlin on calaltepetl, cuitlapan yetechinamitl chihuazque yencuic,
ica in atzonteco in yehua, titoquinequiz tipahcah. Guau, guau, guau…
Tzatzique chichimeh, cuicaya ica yetzatzi
yetonal in amahtli
tlin on xoc tlapixqui yemacehualtin
aquinono chihuaya in ixtlapopolhuica,
ica calmeh ihuan xmacatomin pan cuahli tlacacuauhuitl.
¿Tlin quihpiyiaya tlin quihtaliztli yehuameh?
Ma on yolotl, ye in cuahle yepatli.
Meztlimeh ihuan tonalimeh panohuaya ihuan yequihtazque,
imiquitl on yehua.
¿Tlinon tichihuazque inic xoc huahla?
Motelohua, uncaque in tlahtotzonteco, ¡Ca!
Ica yolcatetelhuehca, yetlaquentia aman poryehua,
ica yetlaquet, tlaquentia occe,
tlica quenin quihtohua ce nalmiqui:
“Ica on cuauhmatli tlin xmacaz, titexmacaz”.
¿Tlica? ¿Tlica? Nitlahto icuh,
In quetzahli altepetl on yehuey,
Mayehua yenatzin in cuahli alaxomeh, in tepuztlahuil alaxo,
on yecuahli tlacuahli, ica cuahli zopelic caxtilan,
on yetianquiz on chicueilhuitl,
in on natzin on hueyimeh tlacameh on nican Mexico
¿Mayehua yenochi?
Xectli, tlacaxectli, coneu on tlaxcuahle.
¿Tlica titlahto icuh on monana?
Coneu xectli tinemi, xuiya, xuiya, xuiya,
on nucahli, xuiya, yunca.
On cehua nicalahquiaya ompa on nucucuanaca,
pan cen tetequiya,
nicochitica, nitlapacho ni on cetonal nechpalehuiyaya,
cequi tlin on totonqui in on chichimeh
niquimatia netloc ninahua,
ninalmiquia ihuan noihqui nixucalistli,
nocnihuan cochiaya pan totonquitlapechtli,
ihuan nahua nitlapech cacta ce chicahuatetl.
¿Nochi tlica? Ixnimati,
Yein cacta cuahli tlin oninemi pahca,
tlica nuyolotl yenemi xtlapo queni ce xochitl
ica on ayau on yencuitonahli,
yextlapo inic on pahqui on yehuameh.

“Portal de Chilapa”. Fotografía de Noé Zapoteco

* Este poema es el número 18 del poemario Cuicatl in yolotl (Cantos del corazón) del escritor Gustavo Zapoteco Sideño, el cual se está reproduciendo en la Revista Sinfín, en entregas consecutivas.

Gustavo Zapoteco Sideño

Poeta y ensayista en idioma náhuatl y español. Nació el 2 de agosto de 1969, en la comunidad de Topiltepec, Zitlala, Guerrero, realizó estudios de turismo en la Facultad de Turismo de la UAGro, y tiene diplomados de Creación Literaria en Lenguas Indígenas en la FF y L de la UNAM y también por el CONACULTA. Becario FONCA,(2007) y PECDA –Morelos,(2010). Ponente en la Native American and Indigenous Studies Association, en 2011, 2012, 2014, en USA, y en Wilamowice, Polonia. Ha publicado cinco poemarios el más reciente Chalchihuicozcatl-Collar de Jade, publicado por la Universidad de Varsovia, en Polonia, en 2014. Publico el ensayo Mexican Literature in Indigenous Languages, en coautoría con la Dra. Kelly McDonough en la Cambridge University Press, en marzo del 2016. Actualmente realiza ensayos para la Secretaria de Cultura de Morelos, del año de 2014 a la fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *