“Ba’du’ xquiapadiidxa’ / Niño libro” y otros poemas en zapoteco

Ba’du’ xquiapadiidxa’

Ni guicaa Frida ne Diego

Ruladxerua’ xquite guendaba’du’
riana ru laaca xhiaaca’, ne ca xquendarini’ique
sica ñaca xquiapadiidxa’.

Riecheladxe’ nacaca’ siado’guie’ nachahuido’ca
bazeendu’ ne nadxibalu. Ne pa guire guí ruaaca’
bixhoze Guchachiguí ni naquiñe xhaata’ guinabanu
guí.

Rusidxaca’ neza guedaru’ gacaca’ xquiapadiidxa’ gudica’ guendanayeche ne zacacá xilase
pa guiadxacani, xulua’ ma guiruti zadxagayaa xquendaca’.

Laaca xquendaca’ ma nu xaiba’ ne xquiapadiidxa’
nda nda ladxido’ guiba’ laa.

Canaba’ bioongo qui guchenda mani gui’chi’ ripapa
ne gusaana guiigu’ jneza rini ra ganda
gueeca’, biapue, ba’du’: biinda xtobilucha mani gui’chi’ ripapa
cabeeza lii.

Niño libro

Para Frida y Diego

Me gusta todavía algo de los niños
les quedan las alas, la imaginación
igual que los libros.

Me alegra que sean amanecer
inmaculados
perversos y atrevidos. Si les salen llamas
son dragones a quienes urge pedirles
fuego.

Me llena de esperanzas que sean libros
que den sonrisas pero también tristezas
sin ello, creo que nadie envidiaría sus almas.

Ellos ya tienen almas celestes y los libros
corazones a pedazos de cielo.

Le pido a la ceiba que no atrape sus cometas
y deje libre los ríos de sangre por los que pueden
beber, anda pues, niño: lanza el último papalote
que te espera.

“Semillas”. Fotografía de Haizel de la Cruz

Guie’ xti Ceci

Ti guie’ nate napa xi gaca’
guie’ nate Ñe co’ la

Ti guie’ nate zanda gaca ni ngola
ñe co’ la gubedxe’

Ti guie’ nate nga ti guie’ nate
nga runi, zacá laani
ná Ceci, ne qui rusaana gunibi ná’.

Ne biluxe bitiee naxiña’ ca xndaani.

Guie’ nate bitieebe biluxeni naxiña’
sica ñaca rini (ni guca neni)
ñunna ni ruaa ladxido’ ni biza’ni.

Guaxie’si nga guie’ nate (neca ñaca naxiña’)
zanda guninu laa zacá, guirasi dxi.

La rosa de Ceci

Una rosa tiene que ser
rosa. ¿Qué no?

Una rosa puede ser grande
¿verdad, maestro?

Una rosa es una rosa
por eso, se llama así
dice Ceci, sin dejar de mover la mano.

Y termina poniéndole rojo a cada pétalo.

La rosa que pintó terminó siendo roja
como si la sangre (con la que se hizo)
chorreara del corazón de su autora.

Muy pocas rosas (tal vez rojas)
podemos hacer así, todos los días.

Fotografía de Gabriel Chazarreta

Mesac, rutiee ti mani ripapa

Ca xpenda napaca’ guieluca’
ndxo’ sicape ca xti’.

Ra ma cuza’ni beda laa bichaa
benda ne ti mani ripapa
siaa, bia’pe ti zá.

Xmani ripapa, benda, zá
cadi benda laa, ne cadi mani ripapani, ne cadi zá
siaasi laa, ti bidola ro’ nasiaa.

¡Pabia’ guira siaa! Lu cadxi ndaa yú.

Mesac: pinta un pájaro

Sus peces tienen los ojos
enormes como los de él mismo.

En el trazo decide cambiar
el pez por un pájaro
azul, del tamaño de una nube.

Su pájaro, pez, nube
no es ni pez, ni pájaro, ni nube
es azul, una enorme esfera azul.

¡Cuánto azul! En tan poca superficie.

Víctor Fuentes

Nació en Unión Hidalgo, Oaxaca. Escribe literatura en español y en su lengua materna, el zapoteco, es profesor de educación primaria e investigador Etnográfico. Ha publicado en revistas, periódicos de la región del istmo, su narrativa se ha incluido en libros y poemarios. Publicó el libro “Casas de Unión Hidalgo, Espejos del alma” recibió por dos ocasiones el premio CaSa en narrativa (CaSa 2011) y literatura infantil (CaSa Mención Honorífica 2014). Es creador y promotor de la Galería Gubidxa, ubicado en su comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *