Nisaguie / Lluvia y otros poemas

Nisaguie

Zine gueelacahui guenda xtubi
beda ti bi nanda ladxido’
gubidxa bituhi lu ne bicaalú ñutini
laabe ma zabe
ma gasti xi zanda gaca’
bicabi ti gunaa naxhacu lú
guiradu bi’nadu
guiigu’ rini bixii
ni bisigana guendanabani
gula’qui lú ná’

ra ma cuca’chidu xpanda’.
beeu
quite iquebe
yú nisaguie laa
ra ma cadxani iquebe
ti qui ñu dxi nulaa tuxa nguiiu
ladxido’be.

Lluvia

Se ha llevado la oscuridad la soledad
ha llegado el frío de corazón
el sol avergonzado intentó matar
ella se ha marchado
nada hay por hacer
vociferó una mujer cacariza
soltamos el llanto
en ríos de sangre
tormento de vida
que dispuso la mano
sobre la tierra
enterramos ya su sombra.
que la luna
la engatuse
que la tierra espolvoreada es lluvia
mientras se la dejamos caer
disipe ausencias de hombres que nunca añoró
su alma

“Ángeles”. Iliana Hernández. Técnica: acrílico sobre madera.

Na Ángela

Laa bichaná’ ca bidola rusisaca bido’
gu’ta ndaani ná’ xco’re diuxi na’ca xcuidi.
Bisidxaa bido’ ladi nabana.

Nizi biiya’ ca biaani rati lú dxi
ne ruuna ra guiaba nisaguie
rini’ique si, tu daaya niguneza doo tu niguidxiidxichi laa.

Ti gueela bizudi xti bixubiyu
dama’ zine lú ca xhiaa, ca guendaranixhii
qui ñapa xpixhuaana’.

Zee ca xho’ lade ñee
bisaca diuxi gula’qui xti:
ca ba’du xhiaa, guchee lúbe.

Zebe ne qui yanabe xi ñe bido’
ra biza’ ca ba’duxhiaa
bisiadxabe xquie ca’

Señora Ángela

Ella apretujó los rosarios
tuvo en su regazo las piernas del niño dios.
Los santos calentaron su cuerpo en cuaresma.

Solo contempló atardeceres moribundos
lloraba a la par de las lluvias
pensaba asimisma
quien de las mantis podría corretear quién la abrazase.

La noche arrastró su enagua
la lechuza sobrevoló, sus quereres
que jamás tuvieron dueño.

Se disipó el perfume de su parte
pensó que dios dispuso:
que los ángeles, la persuadieran.

Se marchó sin saber que dios
al crear a los ángeles
les mutiló su parte.

Ba’du’ nadxiie’

Bisaca’ bituxiga ca cue’ ladxidua’
nugadxe neca chií ba’du’ xii riguudxi.
Ñadxica’ rini xtinne’ siado’ ne didxi’
ne laabe nadxitatabeni lú ma zicahui gueela.
Bizuhua gadxe guichahuela’
Guxhidxi saa ra ma gucaabe ti ridxi ngoola
ne gusisiaasi laa, pa gu’na’.
Laagasi caguaa gueta suquii.
Gudxe nisado’ ñedane laabe guiubaga.
Laa ñaca nguiiu nayachi lú.
Neca pa nayaase ladi, pa naquichi ná’
gudxee laaca naa, pa qui gapabe ni gobe
zanda gobe naa. Nga rini’ ique rua’ laa ra ma nexhe
cue’ yoo cabeeza gueda ni cu’ ndaaya ique’
ne cu’naa gabia, ne pa ganda guxhale guiba’ chuaa.

Pintura de Víctor Argüelles

Niño querido

Pensé tener dos jícaras cerca de mi corazón
amamatar diez niños aunque les choreara flemas.
Bebieran de mi sangre al amanecer y todo el día
y él me las bebería en la oscuridad de la noche.
Planté siete guichahuela’
que orquestara su música por si gritaba alto.
Lo adormeciera, por si lloraba.
Mientras horneaba las tortillas de comizcal.
Le pedi a la mar que me lo trajera pronto.
Y que fuera un hombre de ojos marinos.
Sí, de piel morena o de sonrosadas manos.
me dije a mi misma, si no tiene que comer
que me coma mí. Eso lo llevo tatuado recostada
junto a la pared mientras, espero quien me bendiga
que me acerque al infierno, y si puede me abra las puertas del cielo.

Víctor Fuentes

Nació en Unión Hidalgo, Oaxaca. Escribe literatura en español y en su lengua materna, el zapoteco, es profesor de educación primaria e investigador Etnográfico. Ha publicado en revistas, periódicos de la región del istmo, su narrativa se ha incluido en libros y poemarios. Publicó el libro “Casas de Unión Hidalgo, Espejos del alma” recibió por dos ocasiones el premio CaSa en narrativa (CaSa 2011) y literatura infantil (CaSa Mención Honorífica 2014) Es creador y promotor de la Galería Gubidxa, ubicado en su comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *