Tá íyó kue’e íyó ñuú / La noche tiene forma de dolor

(Poesía Mixteca)

Tá íyó kuee íyó ñuú

Ñuú ra

tá íyó in katí íyó ña

ñuú ra tá íyó ndii

nindoñu’ú yuví íyó ña.

Ñu’u ra tá íyó in katí íyó ña

káñuu ña mií ña ñuú

té tándia ña nuu kun

ra saá ké ndakú’un ini kun

saá kúnda ini kun

chi xa niyaa va kii.

Ñu’u kú           (ña ndinuni tíxú’vi

in katí              (kú ña nixá kún

xí’ín ñuú         (xá’á kúsúchí ini kun.

Xaku yu in savañuu

ndáka’ín xaakun

kúsuchí ini yu.

Kee ra di’i ichí ké íyó xani va.

La noche tiene forma de dolor

Es la luz una sombra

que se agita en la noche

pierde su forma en fantasmas

nómadas de la realidad.

Es la luz una sombra

que arrastra el alma en la noche

mientras te acaricia la cara

y entre sueños abres los ojos

y te das cuenta

que te ha olvidado todo un día.

Es la luz          (lo que de veras duele

una sombra    (es lo que no hiciste

y la noche       (lamento infinito a solas.

Lloré una vez a media noche

tragando tu orgullo

y mis conflictos internos.

Afuera el mundo siempre sueña.

*Poema publicado en el libro Ñu’u xí’ín in ka ñuú / La luz y otras noches (México, CDI, 2012)

Xya’axche’
Para citar este texto:

Solano, Florentino. “Tá íyó kue’e íyó ñuú / La noche tiene forma de dolor” en Revista Sinfín, no. 23, año 4, México, marzo 2017, 17p. ISSN: 2395-9428: https://www.revistasinfin.com/revista/

Florentino Solano

Nació el 31 de octubre de 1982 en Metlatónoc, Guerrero, en 1982. Su lengua materna es el mixteco. Ha publicado los libros Todos los sueños el sueño (SejuveGro, 2003), el poemario en su lengua materna La Luz y otras noches (CDI, 2012) y cerrarás los ojos para no ver (ICBC-CONACULTA, 2013). En 2003 recibió el premio al mérito civil juvenil “José Azueta” del gobierno del estado de Guerrero. En 2009 recibió el Premio San Quintín Joven, en Baja California. Ha participado en diferentes encuentros de escritores en Guerrero y a nivel nacional como promotor de lectura. Actualmente vive en San Quintín, Baja California, donde combina el gusto por la literatura con la música, la jornada agrícola y la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *