Cuentos

La casa de la risa

Para Arturo Valadez Era la primera vez que fumaba marihuana y muy pronto comencé a sentir sus efectos. Cuando menos lo pensé ya estaba en un estado parecido al de Arthur, reía a la menor provocación con cualquier cosa que viera o escuchara. Mentiría si les dijera que me acuerdo...

Konetlalnamikijle / Recuerdos de la infancia

Literatura Náhuatl KONETLALNAMIKIJLE   Nikelnamike kampa kuak nipitentsin katka, melauak nikuelitaya atsintle niman ninauiltsiaya itlan on kiyajtle ken se axolotsintle. Nikinpajpatsouaya noomikuan kampa tikijtosia on kiyaljtle tsopelik niman yemankatotonke. Aman te xnikmate tleka ipan ueyealtepetl, nikisa ninotlaloua kampa nikmate yenipajpatsijtika. Nikneke ninokixtilis kiyajtle niman nikisa ninotlaloua itlan kaltentin. Najkotlacha niman...

La casa de los sueños

Aquí están todos mis sueños, en esta casa tan especial, rara, en un barrio que nunca quise habitar, en un paisaje al que no me une nada. O sí, quizás recuerdos atávicos y por algún misterioso “no sé por qué” siempre defendí. Entonces me arraigué plantado árboles, teniendo un hijo,...

El tesoro del abuelo

Estoy buscando el tesoro del abuelo. Él me lo dejó para cuando yo fuera padre. Ahora tengo un hijo maravilloso y deseo encontrar esas riquezas para él. He caminado mucho, siempre con el mapa en la mano y algunas indicaciones en mi memoria, ansioso, emocionado de encontrarme con el regalo...

El sonido del universo

Me recosté en la camilla, el obstetra actuó. Un silencio parecido al instante previo de la caída de la nieve en los bosques cordilleranos aleteó en el espacio. Luego escucho la presencia de un tambor, de mi vientre sale el sonido. ¡Cuarenta años! Mi primer hijo. Los latidos de su...

Bi’cu’ beñe / Perro enlodado

(Cuento zapoteco) Bi’cu’ beñe Ritube ndani beñe, nda nda laade, rutube yua’ xa’na’, ra ma cuee ca biichi xtine’, rixube dutua ná’ya ne ca xcore’, rutube dutua beñe guidube’, ca ladeñee ne xquie’, guibude’ ne zi xubedutua dera ma gaca casi bicunisa, chuchi chuchi ne naya’ni’. Raqué ma guyube ti...

Herencia de familia

Supe que mi abuela era chamán cuando tenía nueve años, recuerdo que en la escuela mi maestra nos explicó cosas sobre los tés, la medicina alternativa y esas supercherías de leer las cartas y hacer limpias con manojos de hierbas. Cuando regresé a mi casa, mi abuela estaba en la...

Contemplando en la arena

Desde que era niño quiso cruzar el desierto, todas las mañanas después de levantarse corría más allá del arroyo, en donde el desierto comenzaba. Nadie sabía desde cuando estaba allí, sus garras de arena parecían rasgar el valle que se extendía al otro lado del río. Pero él lo contemplaba...

Un vendedor nocturno

Hace unos años, luego de un drástico rompimiento amoroso, cogí el hábito de cenar fuera de casa en un intento por evitar todos los recuerdos dolorosos tapizados en los rincones de mi vivienda. Si bien el resultado de dicho esfuerzo es harto cuestionable, luego de desfilar por los puestos callejeros,...

In pintontle pin otle / El niño en el camino

(Cuento náhuatl) In pintontle pin otle Se tlamantle unca pa nu tzunteco. Yalhua, ne ni katka pa’ se otle ka katkaya mie miéxhiuil. Yahyaya pa nucha ya tlahyua. Ununketza pa ni kunisqueya al pin tlak’ tlakugüeya. Cua’h sa derrepent’, campa ni katka se pintonle upanu ninentineme mela huliui. Ne unikita,...

Un preciso regreso

Es la última etapa, debo realizar un regreso, para reencontrarme. Recorro la juventud, la infancia, los triunfos, las derrotas, Nada fue en vano, toda la energía queda. Si no me domino me voy más allá y no quiero ver el Bing-Bang. Para citar este texto: Manceda, Ana María. “Un preciso...

Perfume a nardos

Seguí a mi marido, muchas situaciones confusas me llevaron a extremar los celos. Ahí, en el medio de la ruta estaba su coche. Bajé, sólo se veía el rodar de los coirones empujados por el viento sobre los pastos secos y muy a lo lejos una casa de campo. Paisaje...

Los Reyes Magos no eran los padres…

El olor al Río de La Plata invadía las sospechas, en el calor abrumador del amanecer escuché los ruidos «los camellos deben estar tomando el agua» me mentí. La sombra de mi padre atropelló el árbol de navidad. Todo lo vi. Al abrir el regalo mis ojos preadolescentes se humedecieron...

El Día Final

Despierto, estaba sonando la alarma molesta que me lastima los oídos cada mañana. Era ese día, ese día que deseaba tanto que no llegara. Había dormido poco, la noche se me hizo muy larga y bien separada de su madrugada oscura. Estiré los brazos, las piernas, el torso, flexioné mi...

Veneno

Todos me habían dicho que tuviera miedo. Que el mundo es cruel y malvado, que saldría mal, herido, ofendido, asqueado. Poco a poco me vi sugestionado, la paranoia que sentía al relacionarme con las personas me llevaba a una bipolaridad. Aprendí a fingir para que los demás nunca descubrieran mi...

El semáforo

Aunque podía caminar entre los vivos y materializar mi cuerpo, no lograba concebir la idea de estar muerto, me costaba trabajo permanecer así. Algo me inquietaba mucho, no me dejaba morir y me obligaba a salir de la tumba y buscar… buscar… ¿qué cosa? No lo sabía, porque no la...

Ya no se puede cargar paraguas

Era un día más, de esos en los que no se sabe si hará frío, calor, lluvia, lluvia con granizo, lluvia con viento… Estaba nublado, pero eso no garantizaba nada. No sabía el porvenir. No me decidía entre ponerme una blusa ligera para coquetear y, encima, un abrigo para después...

Un encargo especial

Quizás la primera muestra de perturbación de mi madre, ocurrió aquella mañana de octubre cuando despertó exasperada. Hasta a mí, que descansaba en la habitación contigua a su pieza, me había llegado un rumor, un como gemido o sollozo entrecortado que al cabo de unos segundos distinguí inusual. Confundido, removí...

Las cuatro lunas

“No dejes de ver a Nyarlathotep si viene a Providence. Es horrible —más horrible de lo que te puedas imaginar— pero maravilloso. Te atrapa durante horas. Todavía tiemblo al recordar lo que me mostró.” —Ya es tarde. Dije a nadie, pues me encontraba solo. Hacía tiempo que me había mudado...

La decisión

Más que escucharse, el estruendo se sentía a varias leguas de distancia, corría como río caudaloso sobre tierra polvorosa; fácil era imaginar una bandada de animales salvajes yendo hacia un desfiladero. Transcurrió mucho rato, aminoraron el paso para convertirse en cuchicheos, devenir de pisadas fuertes y pausadas, el barullo se...