Cuentos

La cuestión de ser Batman

Christian Bale sale de un gran edificio neoyorkino ataviado con sobretodo azul marino, pantalón del mismo color y zapatos enlodados por alguna extraña razón. Camina aproximadamente unos cien metros, divisa en la siguiente esquina la boca del subterráneo; meditando si tomará esa ruta o es mejor un taxi. Se decide...

Las dulces hierbas del estío

Seleccionada (por Certamen internacional) para Antología “Pinturas literarias” de la Editorial Novelarte, Córdoba, Argentina 2006.   El calor era el compañero continuo de nuestros juegos. Comenzaban por la mañana temprano y luego de una siesta obligada, terminaban cuando la noche, con su frescura, nos acariciaba tendidos en el pasto, tirados...

Probable Historia de Twitter

Juan y Pablo fueron los mejores de los amigos desde que se conocieron en el Tercero Rojo de la Escuela Primaria Real de las Margaritas. Todos los días, a la hora del recreo, se sentaban a comer sus respectivos almuerzos en un rincón del patio de juegos, conversando respecto a...

En busca de Jaime Chong

Al llegar a Arequipa quedó como plantado ¿Cuándo y cómo había decidido regresar? Sintió  un cachetazo de luz blanca, la belleza de la ciudad penetró todos sus sentidos, como un autómata comenzó a caminar mezclándose entre el gentío. El aire propagaba el olor del “chupe” con tripas de carne, seguro...

Luciérnagas de la Cruz del Sur

Alcancé a plantar la última primavera en el macetero cuando comenzó a llover, las montañas quedaron desdibujadas por el telón acuoso y ya no podía disfrutar del verde intenso de los bosques, para mi sorpresa, se infiltraban entre las gotas, incipientes copos de nieve que pugnaban por armarse y dominar...

Mateo ha vuelto a casa

De repente Mateo estuvo allí, sin pedir explicaciones, benévolo y sonriente, entonces no fueron necesarias las palabras repetidas durante veinte años, ni hubo que decir lo mucho que lo sentíamos, perdónanos hijo, éramos muy pobres y tan jóvenes, de verdad lo lamentamos, pero no, él sereno, ¿dónde está mi madre?,...

A un … imperceptible … Robert Walser / Schwendimann (1917)

De Robert Walser se sabe tanto –tan poco– como de los escritores y escribientes que se convierten en gradientes de desaparición. Dos espejos, n espejos sin reverso se precipitan al encuentro imperceptible de un destello. Uno a otro, desafíos, refracciones transversales y angulares de desasimiento. Con_jugar los umbrales excribiendo: verter_se,...

Nada es más bello

Nunca imaginé que en este viaje de reencuentro con mi hijo recibiría la noticia más deseada; su regreso definitivo a Madrid.    Llegué  al aeropuerto de Arlanda por la mañana, René me estaba esperando con la cara encendida de emoción ¡Qué felicidad! Es la primera vez que lo vería  tocar...

Sofía

Hicks abrió la puerta de su habitación y oprimió el delgado interruptor con un débil movimiento de su dedo índice. Allí, sobre la cama, cubierta por un hermoso vestido rosado, estaba su pequeña Sofía esperándolo. Él le sonrió. –Mi chiquita –murmuró enternecido–. Mi bella delicia. Se subió a la litera...

Vaivén

El mar enviste la playa una y otra vez, junto al mar tu figura enviste mis ojos: vas y vienes entre suaves y cadenciosos ritmos que trae el viento, el mar, la playa y todas las cosas que han pasado desde la primera vez que una ola tocó tierra. Todas...

En un segundo

Todo pasó tan rápido, no entiendo cómo sucedió, no puedo explicarlo…  Sólo eso atiné a decir cuando alguien me preguntaba qué fue lo que pasó. No sé si era sólo curiosidad o de verdad es que sentían la necesidad de preguntarlo para tener una respuesta y poder comprender por qué...

Elevador 4/4

Entramos en la cabina y estábamos allí solos los dos. Nos miramos sin hacer otra cosa. Dos vidas, un instante, la plenitud, la felicidad… Vladimir Holan     1/4 Palabras Hombre camina corredor iluminado siete lámparas forma esférica recuerda leyó sobre sociedad adeptos cincuenta mil alrededor mundo piensan planeta tierra...

Desde el árbol rojo

Cuento Selección de Honor por concurso, en antología Cinco Sentidos de Creadores Argentinos, abril, 2010.                    La luz rojiza fluye a través de las cortinas, iluminando de manera intermitente las perfectas caras de variadas y  exóticas muñecas dispuestas en el anaquel. Algo despertó a Helena, no tenía conciencia de...

Derrumbe

(1º PREMIO INTERNACIONAL EN NARRATIVA por edit. Artes y letras 2008) ─Tome un mate y coma una torta frita, por ahí se le va esa cara tan seria, usté es muy  preocupada. ─¿Te parece? ─ Y ella se rió. Al devolverle el mate la miro, Blanca tiene la risa más ...

Iyo ñivɨ kijii nuu niji jii iin tiun / Hay quienes llegan al mundo con una estrella

Iyo ñivɨ kijii nuu niji jii iin tiun Literatura Mixteca Iyo ñivɨ kijii nuu niji jii iin tiun, ya’a kuvi iin a nankuvijii nu’u, a xii ndeaa nani’ini-ma nuu kuaiyo da tiun iyo nuu sukun, de sukuankuvi-ji, ka’un vii tiñu saa nani’ioma-ja ; maa ntuya’an no’oni ichi yata, nuu uxi...

Por un puñado de pesos

Cuerdas que suben y bajan. Cuerdas que zumban. Cuerdas que giran y revuelven el polvo. El hombre agita la gruesa cuerda sobre su cabeza y arroja el extremo lejos de su cuerpo, hacia la tierra. La ternera azota en el suelo. Muge. La cuerda atrapa sus cuatro patas. Muge. El...

Im-patient

La noche en que me enteré que vendrías, puse todo en orden. Lavé mi rostro, cepillé mis dientes, incluso derramé sobre mí unas gotas de aquel perfume que me dije nunca usaría. El hecho de saber que volverías; el ver tus ojos, acariciar y oler tu piel llena de ese...

Dos copas de vino y la vida

(Seleccionado por editorial Dunken Bs.As para la antología “Senderos con historias” 2012) ¡Cómo olvidar! Todo fue maravilloso; el viaje desde Buenos Aires, el Congreso Arqueológico, Madrid. Vertiginoso, quería verlo todo, vivir. El grupo de congresistas no quería perderse nada, todas las invitaciones eran aceptadas. Así fue como organizamos  la excursión...

Sangre negra

¿Qué se te antoja para desayunar? –me preguntó mi madre cuando salíamos apenas del hospital. Claramente, su semblante no era nada bueno. Parecía que entre sus pestañas tenía lágrimas que se apenaban de salir. Pero, ¿qué hacer?, ¿qué decirle, si por mi culpa lloraba? Pues cualquier cosa, la verdad es...

Al otro lado de la esquina

  Por cientos de razones políticas, económicas, sociales e incluso morales, este poblado se ha quedado sin habitantes adultos en la edad del trabajo productivo. Los hombres decidieron emigrar dejando a sus esposas con sus hijos; primero, dijeron ir en busca de dinero para mantenerlos, unos a otros se invitaron...