Cuentos

Pulsar

Pulsar: es una estrella de neutrones que emite radiación pulsante periódica. La señal del primer pulsar que se detectó, tenía un intervalo exacto de 1,33730113 segundos. De hecho, cuando en julio de 1967 Jocelyn Bell y Antony Hewish detectaron ese patrón de radio, pensaron que podrían haber establecido contacto con...

El orden del caos

@felipe_paris “Es el día de cada uno. Bueno, desde que convivimos juntos, decidimos que cada semana tendríamos un día para cada uno, o sea que estaríamos haciendo lo que nos dé la gana. Pero solos, cada uno, bueno, pero eso no significa que antes no hacíamos lo que deseáramos. ¡Ella...

Ramona en el país de las sombras

Wake, girl. Your head is becoming the pillow. Eleanor Ross Taylor Primera parte ¿Sabes?, siempre he sido falsa psicópata, una sentimental cobarde suicida, mas debí haberte matado aquella noche. Carmen Ávila Ramona, arrancándose los pellejitos de los dedos con los dientes, con la mirada tambaleante y risa nerviosa, se encuentra...

Biru’chu’ / Bisutería

Literatura zapoteca Biru’chu’ Zicarupe’ guixiapa nua’ gudxe laa, gulee tobi ga, biluini naa, bicani ra xie’ ne bichaa cadxini cue’ ná’ya. Ne bigueta guelee xtobi ,bi’ni’ laaca ngueca, ra ze giona qué la nanda ti doo zi’ cue, biya’ ne bigane. Zesibe la. Bidaguayuaa. Gunienia San Matín Caballero. Padeste nga...

Las hormiguitas del tiempo / Yazcatzijtziwan kawitl

  Las hormiguitas del tiempo  Uno Dentro de un montón de tierra (tlatel) muchas hormigas trabajaban para su sustento y tener “tiempo”, este “tiempo” lo usaban para hablar con otras hormigas y trabajar de manera más eficiente al estar distantes y no poder comunicarse por su propia voz. Todas las...

Apocalipsis de bolsillo

La historia de mi vida comienza ahora. Escapé del hogar familiar por incertidumbre. Regresé varias veces por memoria. Y hoy que habito en el olvido más cercano creo que mis pies se encuentran cansados de andar. Disculpen si mi escritura es poco profesional. No fui a la escuela de la...

La cautiva

El hombre bajó las escaleras con una sonrisa en los labios. Llevaba una escudilla llena de ración para perros en la mano derecha y una jarra de aluminio con agua en la izquierda. Los peldaños de madera intentaban resistir su peso, rechinando por el esfuerzo. Al llegar al piso de...

El guardián de los libros

Recuerdo la Semana Santa de mi infancia. En especial de los jueves y viernes santo: bañarse desde temprano, ir a misa, rezar-orar-rezar y regresar a casa a ver películas de corte religioso: Cristo, María, El Judas Iscariote y Poncio Pilato en papel estelar. Conforme fui creciendo dicha costumbre la fui...

Los vientos de la dimensión azul

  R.c. Gorman Las hábiles manos manipulaban los tiestos dispersos sobre la arena, luego la arqueóloga se sentó en cuclillas y con su carpeta de croquis sobre las piernas comenzó a dibujar con trazos seguros el material encontrado. Su cuerpo en tensión disfrutaba concretando en el papel lo hallado en...

Hombre-Quipu

A Eliú Aguilar García Desde la distancia, en que se entrecruzan una calle, unas mojoneras y una abertura-ventana, se le puede mirar al hombre-nudo. Esta distancia es relativa. La nomenclatura calle-portón-ventana comprende tan sólo un espacio de unos escasos metros. Por eso, quienes alcanzan a divisar el reflejo pueden ver...

Xcuént Juán Ngonip / Juan borracho

Cuento zapoteco Xcuént Juán Ngonip Tu xáa namé, Juán lë xáa; âan íip xtéjty nip ló xáa. Lëë xáa nîxsye kex laañee sob lídzy réy xsyúdzy xáa. Âan lëë réy chap xiñtsyaap, xláady réy kchóo me, tugak nsuugw-yu réy me axte kik yu-klaa. Lëë Mëëd go xoobsye chu ventán tsiñee...

Alejandra

Mañana todo va a salir mejor. Pero todavía es hoy. Friday Midnights – Surfistas del Sistema Hoy me di cuenta de que no me gusta tanto el café. Pero, tal cual una mala costumbre, todos los días la primera cosa que hago es buscar ese amargor que voy metiendo de...

Aquí te espero

  A Rodolfo C. Cheverría   Usted sube las escaleras. Abre la puerta del departamento. Observa que hay un camino trazado con pétalos de la flor número veinte. Percibe un olor desconocido que desprende un anafre. Voltea a su lado izquierdo y contempla entre la oscuridad una mesa con fruta...

Las guarajas

El autobús se movía mucho y había demasiado polvo porque la carretera no está pavimentada. Mis dos amigos y yo íbamos de vacaciones a la finca de mi abuelo. Yo les dije a mis papás que si podía invitarlos. Ellos me respondieron que sí, pero si sus papás les daban...

Ruta cortada

El hombre ni me miraba, daba explicaciones a la nada, indiferente. ─Hasta acá llegamos, no podemos seguir viaje hacia Buenos Aires, hay corte de ruta. ¿Qué hago? No quería regresar, fueron seis horas de viaje, no retrocedería. La Terminal era un ir y venir de gente, autómatas en sus mundos,...

El conjuro

I Las campanas del pueblo anunciaban la misa de gallo, doce campanadas para celebrar el final y principio del año. El padre Jobias avanzaba penosamente subiendo las escalinatas del antiguo templo, como era habitual, contó 15 mosaicos antes de llegar al altar principal. Esa madrugada la estancia del templo estaba...

Guirnalda bajo el pochote

(Cuento zapoteco) Bizulua’ bitopa ná’ya guixi, nda ra riapa bidxichi, lari gui’chi’ né guendaro , rí die’chaui’, ra qué ma binite banda bieque bigueta bine laca ngueca, gutopaná’ya ni gusa’bi xtobi. Malasi beda naa gucuaya bine la’pa’ ne guixi ne ca nda rusiga´de gidxilayu laanu, zaqué biale guie’ xti riga...

Huaga qui gapa xhiaa / El ratón no tiene alas

Cuento zapoteco HUAGA QUI GAPA XHIAA Pa ñanda ñabibe gidxi layu, pañanda ñe’be guidubi guiigu’, ná xa bidxi’ yooxho, nin ñe’be guiigu’ xti guidubi naca guidxi layu di, laaba bia’ca nga laabe. Bigueta guni’ Zaca rabi bidxi’  huaga huiini, riza ruxoñe xtubi guria guiigu’ neca siado’guie’ru neca ma zi yazi...

Cuento de navidad

Llegamos antes de la medianoche. Papá bajó del auto y después mi hermana y luego yo. Papá tocó el timbre del portón, con la inquietud en el rostro. Mi hermana y yo nos mantuvimos en silencio. Nos aterraba la intriga por saber si éramos o no bienvenidos. El portón abrió...

Santo y seña

De profundis clamavi ad te, Domine.* Salmo 30 Jueves 1 de Noviembre 3:30 de la mañana Tres o cuatro semanas pasaron, desde la muerte de mi padre, cuando dibujé aquel hombre clavándose un martillo en la cabeza. Los doctores alegaron que lo usual era que pintara casas con árboles, arcoíris,...