Cuentos

Las guarajas

El autobús se movía mucho y había demasiado polvo porque la carretera no está pavimentada. Mis dos amigos y yo íbamos de vacaciones a la finca de mi abuelo. Yo les dije a mis papás que si podía invitarlos. Ellos me respondieron que sí, pero si sus papás les daban permiso. Y no hubo problema....

Leer más...

Ruta cortada

El hombre ni me miraba, daba explicaciones a la nada, indiferente. ─Hasta acá llegamos, no podemos seguir viaje hacia Buenos Aires, hay corte de ruta. ¿Qué hago? No quería regresar, fueron seis horas de viaje, no retrocedería. La Terminal era un ir y venir de gente, autómatas en sus mundos, comían, tomaban café,  algunos atendían...

Leer más...

El conjuro

I Las campanas del pueblo anunciaban la misa de gallo, doce campanadas para celebrar el final y principio del año. El padre Jobias avanzaba penosamente subiendo las escalinatas del antiguo templo, como era habitual, contó 15 mosaicos antes de llegar al altar principal. Esa madrugada la estancia del templo estaba iluminada profusamente, un extraño silencio...

Leer más...

Guirnalda bajo el pochote

(Cuento zapoteco) Bizulua’ bitopa ná’ya guixi, nda ra riapa bidxichi, lari gui’chi’ né guendaro , rí die’chaui’, ra qué ma binite banda bieque bigueta bine laca ngueca, gutopaná’ya ni gusa’bi xtobi. Malasi beda naa gucuaya bine la’pa’ ne guixi ne ca nda rusiga´de gidxilayu laanu, zaqué biale guie’ xti riga qui rati ga ne dooxqui’...

Leer más...

Huaga qui gapa xhiaa / El ratón no tiene alas

Cuento zapoteco HUAGA QUI GAPA XHIAA Pa ñanda ñabibe gidxi layu, pañanda ñe’be guidubi guiigu’, ná xa bidxi’ yooxho, nin ñe’be guiigu’ xti guidubi naca guidxi layu di, laaba bia’ca nga laabe. Bigueta guni’ Zaca rabi bidxi’  huaga huiini, riza ruxoñe xtubi guria guiigu’ neca siado’guie’ru neca ma zi yazi geela. Rie ne reda. Ne...

Leer más...

Cuento de navidad

Llegamos antes de la medianoche. Papá bajó del auto y después mi hermana y luego yo. Papá tocó el timbre del portón, con la inquietud en el rostro. Mi hermana y yo nos mantuvimos en silencio. Nos aterraba la intriga por saber si éramos o no bienvenidos. El portón abrió con parsimonia, y de sus...

Leer más...

Santo y seña

De profundis clamavi ad te, Domine.* Salmo 30 Jueves 1 de Noviembre 3:30 de la mañana Tres o cuatro semanas pasaron, desde la muerte de mi padre, cuando dibujé aquel hombre clavándose un martillo en la cabeza. Los doctores alegaron que lo usual era que pintara casas con árboles, arcoíris, inclusive familias tomadas de la...

Leer más...

La casa de la risa

Para Arturo Valadez Era la primera vez que fumaba marihuana y muy pronto comencé a sentir sus efectos. Cuando menos lo pensé ya estaba en un estado parecido al de Arthur, reía a la menor provocación con cualquier cosa que viera o escuchara. Mentiría si les dijera que me acuerdo de las cosas que Maxi...

Leer más...

Konetlalnamikijle / Recuerdos de la infancia

Literatura Náhuatl KONETLALNAMIKIJLE   Nikelnamike kampa kuak nipitentsin katka, melauak nikuelitaya atsintle niman ninauiltsiaya itlan on kiyajtle ken se axolotsintle. Nikinpajpatsouaya noomikuan kampa tikijtosia on kiyaljtle tsopelik niman yemankatotonke. Aman te xnikmate tleka ipan ueyealtepetl, nikisa ninotlaloua kampa nikmate yenipajpatsijtika. Nikneke ninokixtilis kiyajtle niman nikisa ninotlaloua itlan kaltentin. Najkotlacha niman tlaka in kaltsitsintin melauak uejuejkapamej...

Leer más...

La casa de los sueños

Aquí están todos mis sueños, en esta casa tan especial, rara, en un barrio que nunca quise habitar, en un paisaje al que no me une nada. O sí, quizás recuerdos atávicos y por algún misterioso “no sé por qué” siempre defendí. Entonces me arraigué plantado árboles, teniendo un hijo, escribiendo libros y amando perros...

Leer más...

El tesoro del abuelo

Estoy buscando el tesoro del abuelo. Él me lo dejó para cuando yo fuera padre. Ahora tengo un hijo maravilloso y deseo encontrar esas riquezas para él. He caminado mucho, siempre con el mapa en la mano y algunas indicaciones en mi memoria, ansioso, emocionado de encontrarme con el regalo del anciano. Casi agotado llegué...

Leer más...

El sonido del universo

Me recosté en la camilla, el obstetra actuó. Un silencio parecido al instante previo de la caída de la nieve en los bosques cordilleranos aleteó en el espacio. Luego escucho la presencia de un tambor, de mi vientre sale el sonido. ¡Cuarenta años! Mi primer hijo. Los latidos de su corazón navegan entre las lágrimas...

Leer más...

Bi’cu’ beñe / Perro enlodado

(Cuento zapoteco) Bi’cu’ beñe Ritube ndani beñe, nda nda laade, rutube yua’ xa’na’, ra ma cuee ca biichi xtine’, rixube dutua ná’ya ne ca xcore’, rutube dutua beñe guidube’, ca ladeñee ne xquie’, guibude’ ne zi xubedutua dera ma gaca casi bicunisa, chuchi chuchi ne naya’ni’. Raqué ma guyube ti nda biaani gubidxa guenia laa...

Leer más...

Herencia de familia

Supe que mi abuela era chamán cuando tenía nueve años, recuerdo que en la escuela mi maestra nos explicó cosas sobre los tés, la medicina alternativa y esas supercherías de leer las cartas y hacer limpias con manojos de hierbas. Cuando regresé a mi casa, mi abuela estaba en la cocina como todos los días,...

Leer más...

Contemplando en la arena

Desde que era niño quiso cruzar el desierto, todas las mañanas después de levantarse corría más allá del arroyo, en donde el desierto comenzaba. Nadie sabía desde cuando estaba allí, sus garras de arena parecían rasgar el valle que se extendía al otro lado del río. Pero él lo contemplaba con asombro, como si fuera...

Leer más...

Un vendedor nocturno

Hace unos años, luego de un drástico rompimiento amoroso, cogí el hábito de cenar fuera de casa en un intento por evitar todos los recuerdos dolorosos tapizados en los rincones de mi vivienda. Si bien el resultado de dicho esfuerzo es harto cuestionable, luego de desfilar por los puestos callejeros, cafés y restaurantes del oriente...

Leer más...

In pintontle pin otle / El niño en el camino

(Cuento náhuatl) In pintontle pin otle Se tlamantle unca pa nu tzunteco. Yalhua, ne ni katka pa’ se otle ka katkaya mie miéxhiuil. Yahyaya pa nucha ya tlahyua. Ununketza pa ni kunisqueya al pin tlak’ tlakugüeya. Cua’h sa derrepent’, campa ni katka se pintonle upanu ninentineme mela huliui. Ne unikita, ka’h sa derrepent’ ugüetse. Ye...

Leer más...

Un preciso regreso

Es la última etapa, debo realizar un regreso, para reencontrarme. Recorro la juventud, la infancia, los triunfos, las derrotas, Nada fue en vano, toda la energía queda. Si no me domino me voy más allá y no quiero ver el Bing-Bang. Para citar este texto: Manceda, Ana María. “Un preciso regreso” en Revista Sinfín, no....

Leer más...

Perfume a nardos

Seguí a mi marido, muchas situaciones confusas me llevaron a extremar los celos. Ahí, en el medio de la ruta estaba su coche. Bajé, sólo se veía el rodar de los coirones empujados por el viento sobre los pastos secos y muy a lo lejos una casa de campo. Paisaje inhóspito, vacío. Entré al auto....

Leer más...

Los Reyes Magos no eran los padres…

El olor al Río de La Plata invadía las sospechas, en el calor abrumador del amanecer escuché los ruidos «los camellos deben estar tomando el agua» me mentí. La sombra de mi padre atropelló el árbol de navidad. Todo lo vi. Al abrir el regalo mis ojos preadolescentes se humedecieron de agradecimiento, un maravilloso traje...

Leer más...